Caracas. El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, informó este miércoles que ocho oficiales implicados en un intento de golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro recibieron condenas al ser encontrados culpables de tal acusación por el Consejo de Guerra Permanente de Caracas.

A través de su cuenta en la red social Twitter, el titular de la cartera afirmó que "¡La Patria hace justicia! Tribunales Militares sentencian 8 oficiales por Instigación a Rebelión y Contra el Decoro Militar".

El plan se conoce como "Operación Jericó" o "Golpe Azul", estuvo liderada por altos jefes de la Aviación Militar venezolana y fue denunciado por el jefe de Estado suramericano en marzo de 2014.

De acuerdo con fuentes gubernamentales y testimonios de los implicados, el propósito de la maniobra era desencadenar una rebelión militar que desestabilizara el país y diera paso a una eventual intervención extranjera encargada de revertir el curso democrático de la Revolución Bolivariana.

Contemplaba además bombardeos en el centro de la ciudad capital y a algunas instituciones públicas considerados "objetivos estratégicos" como es el caso de la sede del canal multiestatal Telesur, la Dirección de Inteligencia Militar, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, el Ministerio de la Defensa, el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General de la República, las instalaciones de la Asamblea Nacional y el Palacio Presidencial de Miraflores.

Los ocho militares sentenciados fueron detenidos entre marzo y abril del año pasado y entre ellos se encuentran el general de la Aviación, Oswaldo Hernández, el coronel José Gregorio Delgado, el teniente coronel retirado Ruperto Chiquinquira, el mayor César Orta Santamaría y los capitanes Juan Carlos Nieto Quintero, Neri Córdova, Andrés Thomson Martínez y Laired Salazar.

El juicio contra este grupo comenzó el 25 de febrero último y originalmente eran nueve los militares acusados de instigación a la rebelión, pero el capitán de corbeta José Moreno Mora al iniciar el proceso penal tomó la palabra y admitió su participación en los hechos; por lo que fue condenado a tres años y 11 meses de prisión.

Un plan similar fue desarticulado el 12 de febrero de este 2015 por los cuerpos de inteligencia venezolanos y en la actualidad se lleva adelante la investigación correspondiente para determinar el grado de implicación de un grupo de oficiales también de la aviación que se encuentran detenidos.

Entre ellos están Henry Salazar, Carlos Esquera, Jesús Salazar Moncada, Peter Alexander Moreno Guevara y Ricardo José Antich, encargado de los contactos con la Embajada de los Estados Unidos para tramitar el asilo político en caso de ser necesario.

Asimismo la fiscalía acusa a Héctor Noguera Figueroa, José Suárez, Maximiliano Hernández Vásquez, César Pérez, Wilfredo Castillo, Miguel Salazar Molina, Jafre de Jesús Pineda Trejo, Jesús Garzón Usuna, Luis Lugo Calderón, Luis Colmenares y Eduardo Figueroa Marchena (prófugo en Panamá).

Dicho complot daría inicio con la difusión de un video donde supuestos altos jefes militares anunciarían al mundo el alzamiento de las fuerzas castrenses suramericanas contra el gobierno bolivariano.

Posteriormente aviones Tucano sobrevolarían Caracas y destruirían algunos de los objetivos ya determinados en la "Operación Jericó" para generar caos en la nación.

Con ello pretendían además convocar a las Fuerzas Armadas a una insubordinación general e iniciar una insurrección militar que justificara la intervención de organismos extranjeros.

El frustrado plan, según altas autoridades del gobierno venezolano, recibió financiamiento desde el Departamento Estado norteamericano y dentro de sus organizadores locales se acusan al diputado opositor Julio Borges y al alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma.

Este último fue detenido el 19 de febrero del presenta año y actualmente se encuentra convaleciente en su casa tras ser intervenido quirúrgicamente de urgencia la semana pasada.