La Paz. El ex presidente boliviano Jorge "Tuto" Quiroga fue sentenciado a dos años y ocho meses de prisión por difamar y calumniar a un banco controlado por el Estado, aunque podría apelar o beneficiarse de una suspensión condicional de su pena, reportaron el domingo medios locales.

Según el diario boliviano La Razón, la sentencia emitida el sábado fue por los delitos de calumnias, injurias y difamación contra el Banco Unión, donde el Estado tiene más del 80% de acciones, y al que Quiroga habría acusado en el 2009 de ser una "lavandería de recursos mal habidos".

Pero el ex gobernante podría apelar o acogerse al Código de Procedimiento Penal, que determina que un defensor que haya recibido una sentencia de menos de tres años y no haya sido condenado previamente por un delito doloso puede solicitar la suspensión condicional de la pena.

En declaraciones publicadas por La Razón, el abogado defensor de Quiroga, Iván Alemán, calificó el proceso en contra de su cliente como "vergonzoso".

"El juicio se ha organizado como consecuencia de lo que está viviendo todo el país. Existe una judicialización de la política", dijo Alemán.

El abogado indicó que el ex presidente derechista se encuentra en Estados Unidos pero retornaría a Bolivia para la lectura de la sentencia el 8 de septiembre y que el fallo es apelable.

Además de Quiroga, numerosos líderes opositores enfrentan procesos judiciales impulsados por el presidente izquierdista Evo Morales, que fue reelecto para un segundo mandato con más de 64 por ciento de los votos en diciembre de 2009.

Los ex presidentes Jorge Quiroga (gobernante entre el 2001 y el 2002), Carlos Mesa (del 2003 al 2005) y Eduardo Rodríguez (mandatario entre el 2005 y el 2006) denunciaron en marzo que nuevas leyes convertían en "juez y parte" al Gobierno de Morales.

Los tres ex mandatarios enfrentan la posibilidad de juicio de responsabilidades por una denuncia de Morales sobre supuestos contratos ilegales de explotación firmados con petroleras extranjeras.

En marzo, cuando una polémica ley anticorrupción fue aprobada, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos cuestionó la imparcialidad del Poder Judicial boliviano, al que calificó como más vulnerable a los factores políticos que en años previos.

Entre los políticos que enfrentan acusaciones de corrupción también se encuentra el ex candidato presidencial Manfred Reyes Villa, quien huyó de Bolivia a finales del año pasado.

Además, el Gobierno boliviano busca la extradición del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada desde Estados Unidos para que enfrente un juicio por la muerte de más de 60 manifestantes que protestaban contra su administración en el 2003.

Quiroga encabezó la oposición desde que Morales tomó el poder por primera vez en enero del 2006, hasta mediados del 2009, cuando empezó a radicar mayormente en Estados Unidos, país de origen de su esposa.