Villavicencio, Colombia. Condiciones climáticas adversa retrasan el inicio del operativo humanitario para la liberación unilateral del primer grupo de prisioneros en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Una pertinaz lluvia cae sobre la pista del aeropuerto del Villavicencio (Meta) donde están apostados los dos helicópteros facilitados por el gobierno de Brasil para el proceso.

En una de esas aeronaves esta previsto que parta la misión humanitaria, liderada por la pacifista y ex senadora colombiana Piedad Córdoba, que irá por los retenidos.

Córdoba, líder del grupo de la sociedad civil Colombianos y Colombianas por la Paz, señaló que ahora se deberá esperar por una mejoría de las condiciones climáticas.

Asimismo confirmó que ya tiene las coordenadas del lugar donde será liberado el primer grupo de prisioneros.

Precisó que una vez se despegue se le dará a conocer a la tripulación el lugar exacto donde se producirá la entrega, prevista a realizarse en dos etapas: este lunes y el venidero miércoles.

En tanto, como parte del protocolo acordado por los coordinadores y garantes del operativo, las operaciones militares fueron suspendidas desde ayer a las 18:00 hora local (23:00 GMT) y hasta mañana a las 06:00 hora.

El segundo cese de acciones será en similar horario desde el martes y hasta el jueves 5 de abril. En Villavicencio, epicentro del operativo, se encuentra desde ayer la premio Nobel de las Paz, Rigoberta Menchú, juntos a otras mujeres de relevancia internacional para acompañar el proceso, pese a la negativa del gobierno.

Entre estas destacan la nieta del revolucionario mexicano Emiliano Zapata, Margarita Zapata; la presidenta del Consejo Mundial por la Paz, la brasileña Socorro Gomes, y la esposa del ex presidente hondureño Manuel Zelaya, Xiomara Castro.

También se encuentran allí una de las fundadoras de las Madres Plaza de Mayo, la argentina Mirta Baravalle, y la salvadoreña Nidia Díaz, diputada del Parlamento Centroamericano.