Bogotá. El segundo hombre al mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombia (FARC) y jefe negociador de ese grupo rebelde en el acuerdo de paz con el gobierno colombiano, "Iván Márquez", arribó a La Habana, capital de Cuba, para encontrarse este lunes con los demás delegados de la guerrilla.

En breve tiempo, estos representantes de las FARC viajarán a Oslo para el encuentro con los funcionarios del gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, informó la prensa local.

Además, se pudo establecer que la guerrillera holandesa de las FARC, Tanja Nijmeijer, no pudo viajar por problemas jurídicos, por consiguiente los líderes insurgentes estudian la posibilidad de esperarla en La Habana o viajarían sin ella a la capital noruega para la instalación de la mesa de paz.

Según RCN Radio, "es necesario que las partes tengan contacto y un diálogo previo al establecimiento de la mesa, para así hablar de logística y trámites".

La mesa de diálogo se iniciaría cuando las partes estén en Olso y dos días después realizarían una conferencia de prensa en la que presentarían un primer balance de las tratativas. Se tenía previsto que el proceso de paz se iniciara este lunes, pero debido a los problemas logísticos de las delegaciones se retrasó el inicio de las conversaciones al menos dos días.

Por su lado, el máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, conocido como "Timoleón Jiménez" o "Timochenko", afirmó hoy que el retraso de los negociadores se debe a dificultades logísticas y culpó al gobierno por demora en la suspensión de las órdenes de captura.

Según "Timochenko", desde el guerrillero con menos tiempo en las FARC hasta el más antiguo hay deseo de cada uno de ellos en concretar la paz con el gobierno.

El presidente Santos anunció en agosto pasado el inicio de un proceso de paz con las FARC, que igualmente saludaron dicha tratativas.

Venezuela, junto a Chile, ofician como acompañantes en el proceso de paz que el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC iniciarán en breve en Oslo (Noruega) y continuarán dos semanas después en La Habana