Lima. Diversas empresas privadas se dedican al espionaje y esa actividad se ha convertido en un "deporte nacional" en el Perú, señaló este domingo el congresista y exjefe del Consejo Nacional de Inteligencia (CNI), Daniel Mora.

Argumentó que a raíz de la desactivación del Servicio Nacional de Inteligencia (SIN), tras la caída del régimen de Alberto Fujimori (1990-2000) se crearon varias empresas dedicadas al espionaje que ofrecen sus servicios a diversos sectores.

"Luego de la desactivación del SIN, unos 8.000 agentes se quedaron sin trabajo y a raíz de eso conformaron empresas que comenzaron a ofrecer sus servicios bajo el nombre de estudios estratégicos, situacionales o de coyuntura. Y así se fue formando una red y esto se convirtió en una costumbre nacional (...)", declaró en RPP.

En ese sentido, señaló que no se puede descartar que el presunto espionaje denunciado por un medio periodístico provenga de empresas privadas.

"Por ejemplo, en el Parlamento hay congresistas que se jactan de tener la historia de vida y milagros de cada legislador. Entonces, en las discusiones internas, cuando alguien quiere anular un adversario saca esa información. Esto se ha vuelto un deporte nacional", agregó.

Para el legislador de Perú Posible, resulta necesario que ese tema se aclare en el ámbito del Ministerio Público para establecer responsabilidades y adoptar las medidas correctivas.

"También se debe averiguar si el Estado está detrás de esto", aseveró el también exministro del Defensa y presidente de la Comisión de Educación, Juventud y Deporte del Parlamento nacional.

Comentó que las labores de contrainteligencia en instituciones del Estado como Palacio de gobierno para evitar la fuga de información que comprometa la seguridad nacional son normales, pero hay límites que deben respetarse.