El congresista destacó que cualquiera sea el resultado de la sentencia que emitirá la Corte Internacional de Justicia de La Haya, "prevalecerán los lazos de amistad y cooperación entre ambas naciones".

Un punto muy importante en todo este proceso, dijo, ha sido la permanente disposición de ambos países de respetar y acatar ese fallo.

"Las relaciones peruano chilena no son solo marítimas sino de todo tipo, comerciales, financieras, humanas... tenemos relaciones políticas que no solo están centradas a este tema. Entonces, las relaciones continuarán", puntualizó.

A juicio del también legislador de Solidaridad Nacional, la ejecución del fallo de la Corte de La Haya no puede estar supeditado a ningún factor interno de los países en litigio.

Según indicó, la experiencia internacional refiere que en casos de naturaleza compleja puede darse una implementación gradual, aunque, señaló, tampoco se puede descartar un desarrollo inmediato, "dependerá del contenido del fallo."

El parlamentario peruano considera viable la conformación de comisiones binacionales para llevar adelante la implementación del fallo, pero -indicó- "eso dependerá de lo que decidan las partes".

De acuerdo a su punto de vista, la sentencia de la corte debe resolver todos los puntos de controversia e indicar de dónde parte del límite marítimo entre Perú y Chile, definirlo y delimitarlo.

Consideró posible y viable la conformación de comisiones binacionales para llevar adelante la ejecución e implementación del fallo, aunque, insistió, eso dependerá de lo que decidan las partes.

La etapa procesal del contencioso jurídico entre Perú y Chile concluyó en diciembre del año 2012 con la fase de alegatos orales de ambas partes, quienes están a la espera de la deliberación final del tribunal de La Haya, que se conocerá el próximo 27 de enero.

Perú presentó en enero de 2008 una demanda ante La Haya en la que sostiene que la frontera marítima con Chile aún no está fijada en un tratado de límites; mientras que Santiago apela a los acuerdos pesqueros de 1952 y 1954 para sostener que la línea divisoria ya está definida.