Lima. El Congreso de Perú autorizó hoy, por amplia mayoría, a las fuerzas armadas de este país a participar en la lucha contra el narcotráfico en las zonas declaradas en emergencia debido a problemas de seguridad públicos.

La disposición establece que en las citadas zonas, donde existan alteraciones del orden público y peligros a la seguridad nacional, los militares se harán cargo del control del orden interno, participarán en interdicciones terrestres, acuáticas y aéreas, contra el narcotráfico.

Actualmente, las zonas declaradas en emergencia se encuentran en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), en el corazón de la Amazonía peruana, donde operan grupos rezagados de Sendero Luminoso y carteles del narcotráfico.

La autorización de parte de los congresistas peruanos, que fue aprobada por 45 votos a favor, cinco en contra y 33 abstenciones, entre otras medidas establece reglas de empleo y uso de la fuerza por parte de las Fuerzas Armadas en este país.

En Perú los congresistas, sectores políticos y analistas debaten periódicamente sobre las mejores vías para combatir el crimen organizado y el clima de inseguridad que existe en este país de 30 millones de habitantes.

El territorio peruano es utilizado por los carteles internacionales para el procesamiento, acopio y trasiego de drogas desde sus centros de elaboración en las zonas amazónicas hasta las grandes metrópolis en Estados Unidos, uno de sus principales mercados.