El congreso boliviano, con mayoría del partido oficialista MAS (Movimiento Al Socialismo) aprobó la madrugada de este domingo el proyecto de ley que sanciona a todos los gobernadores que cuenten con alguna clase de denuncia formal ante la justicia.

La Ley Transitoria para el Funcionamiento de las Entidades Territoriales Autónomas, que establece la suspensión temporal de los gobernadores cuando tengan acusaciones formales en material penal, afectará a los tres gobernadores opositores al gobieno.

Las causas que enfrentan consideran juicios por malversación de fondos, conducta antieconómica por la organización de referendos para la aprobación de estatutos y otros delitos.

 Los gobernadores oficialistas no tienen procesos legales.

Gobernaciones afectadas. Los gobernadores de las regiones de Santa Cruz, Beni y Tarija serán las afectadas y son justo las zonas que concentran una mayor oposición al gobierno de Evo Morales.

Así, con la suspensión de estas autoridades, la oposición podría quedar neutralizada, según la lectura de analistas políticos. Lo anterior,  pues los gobiernos departamentales serán conducidos por autoridades que no fueron elegidos para ese cargo y, como en Tarija, podrían ser dirigidos por un miembro del oficialista MAS; no obstante, el vicepresidente Álvaro García Linera reiteró ayer que esta norma evitará que los delitos cometidos por las autoridades opositoras queden impunes, de acuerdo a La Razón.

Linera subrayó que esta norma es un instrumento destinado a proteger los recursos públicos de “pícaros y ladrones”.