Río de Janeiro. La comisión parlamentaria brasileña que investiga la trama corrupta que desvió miles de millones de dólares de la petrolera estatal Petrobras, convocó este viernes a los ex presidentes de la empresa Sergio Gabrielli y Maria das Graza Foster, así como a cuatro ex directivos de la mayor empresa del país, a declarar ante la Cámara baja.

Además de Gabrielli y Graza Foster, los otros ex responsables de la petrolera que deberán comparecer ante la comisión de investigación son Paulo Roberto Costa, ex director de Abastecimiento, Renato Duque, ex director de Servicios, y Nestor Cerveró y Jorge Zelada, ex directores de Internacional.

Todos ellos se encuentran dentro de las investigaciones por el esquema de corrupción que formaron durante más de una década las principales constructoras del país, políticos y las principales formaciones políticas que apoyan el gobierno brasileño.

Gabrielli, militante del gubernamental Partido de los Trabajadores (PT), fue presidente de Petrobras entre 2005 y 2012, cuando fue sustituido por Foster, una técnica muy próxima a la presidenta Dilma Rousseff y que dejó el cargo el mes pasado, junto a toda la dirección, tras las denuncias por la corrupción en la estatal.

Dos de los ex directores que fueron citados a declarar, Paulo Roberto Costa y Nestor Cerveró, son dos de las personas que han acordado una delación a la policía a cambio de una futura reducción de sus penas.

El anuncio de las comparecencias, cuya fecha no fue definida, se produce dos días después de que el Fiscal General, Rodrigo Janot, entregara al Tribunal Supremo una lista con los nombres de 54 políticos supuestamente implicados en la trama corrupta, aunque el documento permanece bajo estricto sigilo.

No obstante, la prensa asegura que entre los acusados por la fiscalía se encuentran los presidentes del Senado, Renan Calheiros, y de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, así como a decenas de legisladores de partidos de la base oficialista y de la oposición.

Según la investigación, los empresarios obtenían contratos con Petrobras, inflaban los precios, repartían parte de esa diferencia con directores de la estatal y el resto del dinero lo distribuían entre los políticos.