Brasilia. El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Henrique Eduardo Alves, destacó este miércoles como la acción más importante de la actual legislatura la ley que obliga a destinar un 10% anual del producto interior bruto (PIB) a la educación, una normativa que aún está pendiente de sanción presidencial.

"La decisión más importante de la actual legislatura fue la creación del Plan Nacional de la Educación (PNE), que obliga al Gobierno federal a destinar el 10% del PIB a la educación", de manera gradual hasta el décimo año de que la ley entre en vigor, señaló Alves en cadena de radio y televisión.

Según el titular de la Cámara baja, "la inversión permanente va a garantizar la realización de las metas del PNE, entre ellas la de poner en la escuela a todos los niños entre cuatro y cinco años, triplicar las plazas de la enseñanza técnica y erradicar el analfabetismo".

El PNE garantiza que a partir del décimo año de vigencia de la ley se alcance la meta de destinar permanentemente el 10% del PIB a la educación.

Igualmente, el PNE establece veinte metas para ser cumplidas en los próximos diez años, entre ellas la inversión para formación y una remuneración equilibrada en comparación con otras profesiones de los profesores hasta el sexto año del plan y que el 50% de ellos consiga especialización universitaria.

En el PNE que estuvo vigente entre 2001 y 2010, el expresidente Fernando Henrique Cardoso vetó la propuesta de destinar el 7% del PIB para la educación y actualmente es invertido en ese sector un equivalente al 6,4% de la riqueza del país.

De otro lado, Alves recordó también que en el semestre el Legislativo aprobó el Marco Civil de Internet, que regula ese servicio en el país y, particularmente, preserva la seguridad de los datos almacenados.