La comisión del Congreso brasileño que investiga las denuncias de corrupción contra la petrolera Petrobras pidió este lunes a la Justicia acceder a la delación de un ex funcionario de la estatal que implica a decenas de políticos y cuyo contenido sacudió la campaña para las elecciones presidenciales de octubre.

El senador Vital do Rego, presidente de una comisión parlamentaria creada en mayo pasado para investigar denuncias de irregularidades contra la mayor empresa del país, envió una solicitud a la máxima corte de Brasil para que los legisladores puedan tener acceso a la citada delación (denuncia a cambio de beneficios judiciales), informó el Senado.

En un interrogatorio al que fue sometido la semana pasada por la Policía Federal, en el que se comprometió a colaborar a cambio de una reducción de su pena, el ex director de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa citó a numerosos políticos que supuestamente recibieron millonarias comisiones ilegales por contratos de la estatal entre 2004 y 2012.

Según versiones de prensa aún no confirmadas por la Policía, el delator citó como beneficiarios a miembros de partidos que apoyan la reelección de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, así como a su ministro de Minas y Energía, Edisao Lobao, y a los presidentes del Senado, Renan Calheiros, y de la Cámara de Diputados, Henrique Eduardo Alves.

Las mismas versiones aseguran que el testimonio también salpica al fallecido Eduardo Campos, quien era candidato presidencial del Partido Socialista Brasileño (PSB) y fue sustituido, después de su muerte en un accidente aéreo el pasado 13 de agosto, por Marina Silva, ahora favorita para vencer las elecciones de octubre.

Vital do Rego alegó en su petición al Tribunal Supremo que la comisión convocó a Paulo Roberto Costa para un interrogatorio en el Congreso y que los legisladores necesitan tener acceso a su testimonio anticipadamente para poder preparar las preguntas.

"Vamos a esperar a que la Justicia nos envíe esa información para poder convocarlo", afirmó el senador.

La delación del ex director de Abastecimiento de Petrobras se convirtió en el principal asunto de debate de la campaña electoral y llevó a la jefa de Estado a asegurar este lunes que igualmente pedirá a la Justicia acceso al testimonio para saber si hay integrantes de su Gobierno involucrados.

"Primero necesitamos saber si eso es verdad. Por eso quiero esas informaciones. Quien me va a dar esos datos es quien investiga y no la prensa", afirmó la mandataria en una entrevista al diario O Estado de Sao Paulo, transmitida por internet.

Marina Silva, por su parte, aseguró que Rousseff tiene "responsabilidad política" en cualquier asunto de Petrobras debido a que, incluso antes de asumir como jefa de Estado, integró el consejo administrativo de la estatal en su condición de ministra de Minas y Energía y de ministra de la Presidencia.

La líder ecologista, a quien las encuestas señalan como favorita para vencer en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, acusó al Gobierno de haber sido "connivente" con las eventuales irregularidades en la petrolera.

"Quien mantuvo toda esa pandilla que está acabando con Petrobras es el actual Gobierno, que, connivente, dejó que ocurriese de todo en una de las empresas más importantes del país", afirmó.

Sobre las acusaciones contra Eduardo Campos, la ex senadora afirmó que el PSB defiende que las investigaciones prosigan y que la verdad surja "duélale al que le duela".

Por su parte, el candidato socialdemócrata, el senador Aécio Neves, tercero en las encuestas, exigió que sean investigadas con rigor las denuncias que vinculan las supuestas irregularidades en Petrobras a decenas de congresistas, un ministro y tres gobernadores.

"Estas nuevas denuncias tienen que ser investigadas. Espero que la Justicia sea accionada y que investigue todo lo denunciado", afirmó Neves.