Santiago. El Congreso chileno aprobó este miércoles una controvertida ley de Identidad de Género, que permite el cambio legal de nombre y género a personas mayores de 14 años en un país de fuerte tradición conservadora.

Con 95 votos a favor y 46 en contra, la Cámara de Diputados dio la aprobación final a la legislación, que ahora debe ser promulgado por el presidente Sebastián Piñera, aunque diversas organizaciones sociales se quejaron que no incluya a niños.

Es "un hito en el reconocimiento del derecho a la identidad de género de las personas trans y un tremendo triunfo para los y las adolescentes entre 14 y 18 años, quienes podrán acogerse a esta iniciativa", dijo la directora jurídica de la Fundación Iguales, Jimena Lizama.

La iniciativa fue presentada ante el Congreso en 2013 y recibió fuerte rechazo de sectores políticos conservadores.

El senador del partido conservador UDI, Iván Moreira, había calificado el proyecto de "aberrante" por buscar dividir a la familia y dejar a los padres en un rol decorativo.

La ley define la identidad de género como la convicción personal e interna de ser hombre o mujer, lo que puede corresponder o no con el sexo y nombre asignados al momento de su inscripción en el Registro Civil.

Piñera tiene 30 días para aprobar o rechazar la ley. En caso de no hacer observaciones en ese período se entiende por aprobada.