El Congreso de Colombia aprobó una ley que busca indemnizar a las víctimas del conflicto armado interno y devolver las tierras de las que fueron expulsados por grupos armados ilegales, una iniciativa que podría abrir las puertas a la reconciliación en el país.

La norma busca la reparación integral a través de una indemnización económica y la restitución de tierras de unos cuatro millones de personas, víctimas del conflicto armado desde 1985 y tendrá vigencia hasta el año 2021.

La ley, aprobada por la coalición de partidos que respalda al presidente Juan Manuel Santos, es considerada como la más importante iniciativa en el primer año de gestión del mandatario que personalmente la radicó en el Congreso, en un acto inusual.

Santos dijo en su momento que solo aprobar esta ley habría valido la pena "ser presidente de la República".

"La paz duradera del país - siempre se ha dicho- pasa por el meridiano de la solución de los conflictos agrarios. Hoy se ha dado un paso decisivo en esta dirección", dijo el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo.

"Es el mayor reconocimiento que la sociedad y el Estado colombiano les han hecho a las víctimas de la violencia, y la deuda social mejor pagada hasta ahora", sostuvo por su parte el presidente del Senado, Armando Benedetti.

De acuerdo con analistas y dirigentes políticos la aprobación de la norma deja sin dos argumentos a la guerrilla izquierdista que históricamente ha reclamado por una reforma agraria que incluya la devolución de tierras de campesinos e indígenas desplazados por la confrontación y la indemnización de las víctimas.

Camino a la paz. El senador del Partido Liberal Juan Fernando Cristo dijo que la ley "va a abrir los caminos de reconciliación y paz en Colombia".

"Esta sí es una ley de paz porque se convierte en un instrumento de paz y reconciliación, con ésta los colombianos podremos abrir en los próximos años caminos de paz toda vez que se está reconociendo a cuatro millones de personas ignoradas por el Estado y la sociedad colombiana", agregó.

La norma reconoce como víctimas a quienes sufrieron ataques de la guerrilla, de los escuadrones paramilitares de ultraderecha e incluso de efectivos de las Fuerzas Armadas o en su defecto a sus familiares.

El gobierno dijo no tener un monto definido de a cuánto ascenderá la reparación global. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda cuenta con unas tablas sobre los costos individuales de las reparaciones pero no ha revelado las cifras.

Se estima que con la ley se restituirán unos 6 millones de hectáreas, de las cuales 4 millones fueron abandonadas y 2 millones más fueron objeto del despojo directo, la mayoría por escuadrones paramilitares.

Santos felicitó a los congresistas que aprobaron la ley en el Congreso.

"Agradezco al Congreso aprobación de Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. Ley histórica. Felicito a los que participaron en este proceso", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

La ley reconoce la existencia del conflicto armado, pero no le otorga estatus de beligerancia a las organizaciones guerrilleras, a las que califica de "grupos terroristas".