El senador José David Name, Presidente del Congreso de la República de Colombia señaló que desde el Legislativo respaldan la decisión del presidente Juan Manuel Santos de suspender los diálogos de paz tras el secuestro en el departamento de Chocó del General Rubén Darío Alzate y dos acompañantes.

"Respaldo total, a las FFMM. Creo que el presidente ha demostrado que quiere la paz, se ha jugado por la paz y los colombianos tenemos que rodear al presidente y estar con nuestras FFMM en este momento tan difícil", dijo Name quien opinó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) están poniendo en peligro un proceso de paz que completa dos años de trabajo.

"Este secuestro no le hace bien a los diálogos de paz. Le exigimos a las FARC que liberen inmediatamente al general. Es bochornosos y le hace un daño muy grande a la credibilidad de los colombianos. Las FARC tienen que aprovechar esta última oportunidad que les dimos de los diálogos de La Habana con Santos y ellos hacen todo lo contrario", indicó.

Por su parte, Roy Barreras, copresidente de la Comisión de paz, dijo que el secuestro del alto oficial es el hecho más grave que haya ocurrido en los últimos años y pidió al igual que el presidente Juan Manuel Santos que se investigue a fondo las razones por las que el general salió hacia el lugar donde fue retenido vestido de civil, sin escoltas y completamente desarmado.

"El presidente Santos ha puesto su vida y todo su corazón en este proceso de paz, conoce toda la información, tiene todo el apoyo nuestro pero nosotros pedimos explicaciones de porqué el general rompió todos los protocolos poniendo en riesgo su vida y el proceso de paz", dijo.

El comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán fue secuestrado en el caserío Las Mercedes junto a Gloria Urrego, abogada y coordinadora de Proyectos Especiales de esa Fuerza de Tarea y el cabo Jorge Rodríguez.

Luego de enterarse del secuestro del general Alzate y de sus acompañantes, el presidente Juan Manuel Santos ordenó suspender inmediatamente y hasta nueva orden las conversaciones de paz con las FARC, grupo al que responsabilizó por la vida de los rehenes.