Washington. El Congreso de Estados Unidos podría dar este miércoles el primer paso para eliminar una vieja prohibición que impide a los estadounidenses viajar a Cuba, dijo un legislador.

La propuesta bipartidista que el legislador demócrata, Collin Peterson, redactó junto al representante republicano Jerry Moran, busca también remover trabas para la exportación de alimentos a Cuba, un intento por lograr el apoyo de congresistas de estados interesados en vender productos agrícolas a la isla de gobierno comunista.

"Esta propuesta de ley hacía falta desde hacía mucho tiempo", dijo Peterson, el presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Representantes, en un comunicado previo a una reunión del panel programada para el miércoles.

Es posible que el proyecto se aprobado por la comisión y enviado al pleno de la Cámara de Representantes, donde encontrará una fuerte resistencia de legisladores conservadores y cubano estadounidenses que se oponen a flexibilizar las sanciones comerciales y de viaje sobre Cuba hasta que las autoridades de la isla no realicen una apertura democrática.

Otras propuestas para eliminar la prohibición de viajes a Cuba se estancaron en el Congreso durante la última década por preocupaciones sobre abusos de derechos humanos en el sistema unipartidista instalado por Fidel Castro tras la revolución de 1959.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio algunos pasos para mejorar las relaciones con La Habana, como eliminar restricciones a viajes y envíos de remesas de los cubano estadounidenses y autorizar a las empresas de telecomunicaciones a hacer negocios en la isla.

Pero Washington dice que el gobierno cubano no ha respondido con acciones, haciendo políticamente difícil para la Casa Blanca avanzar más hacia la eliminación del embargo de la Guerra Fría.

Funcionarios cubanos han alentado a delegaciones comerciales estadounidenses que visitaron La Habana a trabajar

para levantar la prohibición de viajes.

El turismo estadounidense daría más dinero al gobierno cubano, que compra gran parte de sus alimentos en Estados Unidos.

"Permitir que los estadounidenses viajen a Cuba y expandan las exportaciones legales es un importante primer paso para reformar la política de Estados Unidos hacia Cuba", dijo Bruce Josten, principal lobista de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, en una carta a los legisladores.

El Congreso aprobó en el 2000 una enmienda al embargo para permitir las ventas de alimentos a Cuba en efectivo. Los pagos son hechos a través de un banco en un tercer país.

El gobierno del ex presidente George W. Bush hizo enojar a muchos legisladores de estados agrícolas al interpretar los pagos en efectivo sólo como una forma de pagar antes de embarcar los productos.

A pesar de eso, las exportaciones agrícolas de Estados Unidos a Cuba llegaron a un récord de US$710 millones en 2009, para caer a 528 millones en 2009.