Montivideo. La Cámara de Representantes de Uruguay rechazó en la madrugada de este viernes la derogación de la ley de amnistía, dando una costosa victoria al presidente José Mujica, que para bloquear la iniciativa se enfrentó a sectores de la coalición que lidera, el Frente Amplio.

Con la decisión, la Ley de Caducidad del año 1986, que impide el enjuiciamiento de militares vinculados con delitos y abusos durante la dictadura de 1973 a 1985, sigue vigente.

Tras 14 horas de discusión, la votación entre los diputados fue en empate, con 49 votos de 98, donde fue clave uno de los legisladores oficialistas contrario al proyecto, que se retiró de la sala.

El Frente Amplio llevó la propuesta al Congreso en desacuerdo con Mujica, un ex guerrillero izquierdista que se empeñó en no volver a abrir en Uruguay una discusión sobre la represión durante la dictadura que gobernó el país entre 1973 y 1985, diciendo que no quería ver "viejos milicos" en la cárcel.

El diputado Víctor Semproni, a quien públicamente el presidente Mujica le solicitó que votara junto con la fuerza política por disciplina, se abstuvo y facilitó el empate.

El Frente Amplio llevó la propuesta al Congreso en desacuerdo con Mujica, que se empeñó en no volver a abrir en Uruguay una discusión sobre la represión durante la dictadura, diciendo que no quería ver "viejos milicos" en la cárcel.

"No vamos a transitar por el tema de la disciplina partidaria (...) No lo vamos a hacer porque esto es un tema de conciencia que no podemos eludir", alegó el legislador.

Entre los críticos de la decisión, Felipe Michelini, diputado oficialista e hijo del legislador Zelmar Michelini, asesinado durante la última y cruenta dictadura uruguaya, dijo que "hasta el día de hoy tienen secuestrada la verdad, y en el marco de un compromiso mafioso siguen y continúan ofendiendo a las víctimas y sus familiares".

La iniciativa para abolir dicha ley, luego de dos pronunciamientos populares en contra en 1989 y el 2009, fue una iniciativa del Frente Amplio y ya contaba con media sanción de la Cámara de Senadores.

La normativa podría ser tratada en la Asamblea General, -senadores y diputados en conjunto- en caso de que surga una moción para ser votada en la Cámara baja o que se obtengan dos tercios de las firmas del órgano legislativo.

Ambas opciones se presentan como poco probables ya que el oficialismo no alcanzaría la mayoría necesaria.

Un centenar de personas se manifestaron con pancartas pacíficamente en los alrededores del Parlamento, a lo que sumó un paro parcial convocado por la central sindical en apoyo al oficialismo, que afectó levemente al transporte, la educación y el sector financiero.

Los familiares de desparecidos y asesinados durante la dictadura dijeron que el asunto se manejó de forma incorrecta y responsabilizaron a la fórmula presidencial por el desenlace.

"Es una vergüenza que esto siga vigente después de tantos años (...) Esta ley que no nos hizo nada bien, no pudimos avanzar en el camino de la verdad y la justicia", dijo a Reuters Lille Carusso, esposa de Alvaro Balbi, asesinado durante la dictadura.

"La gravedad es que se sigue manteniendo la impunidad (...) que ahora se vuelve a reafirmar desde lo político", sostuvo Jacqueline Barrios, familiar del uruguayo Washington Barrios desaparecido en Argentina.