El presidente del Parlamento de Honduras, Juan Hernández, manifestó que la polémica reforma a la Ley Marco de Telecomunicaciones, que promueve el gobernante Porfirio Lobo, no va ser discutida como la envió el Ejecutivo.

"La conclusión a la que hemos llegado es que el proyecto de ley que el Poder Ejecutivo ha enviado, no creemos procedente que se discuta como tal", dijo Hernández a periodistas.

En la sesión de este martes, Hernández convocó para hoy una mesa única con representantes de medios de comunicación y otros sectores defensores de la libertad de expresión, para debatir sobre la polémica reforma.

La mesa se instalará a las 11.00 hora local (17.00 GMT) y la integrarán propietarios de medios de comunicación, periodistas independientes y representantes de la Iglesia, entre otros sectores.

"Es mejor llegar a un acuerdo en la mesa única que imponer una norma" desde el Legislativo, subrayó Hernández.

La propuesta de reforma es rechazada por diversos sectores, incluido el Colegio de Periodistas del país, por considerar que el mandatario pretende atentar contra la libertad de expresión y de prensa, recriminación que ha rechazado en varios ocasiones el propio Lobo.

Para el analista político, Raúl Pineda, la decisión de los diputados supone "un duro golpe" al gobernante, que ha advertido de que si el Parlamento no aprueba la reforma, instalará una urna especial en las elecciones generales de noviembre próximo para que el pueblo decida.

"Es un duro golpe para el presidente, pero es una decisión saludable, que vendría a reflejar un triunfo de la sociedad civil y de la propia comunidad internacional que se manifestaron en contra de un proyecto que lesiona la libertad de expresión" en el país, indicó Pineda a Efe.

La ley, que es tildada por los críticos como "mordaza", regularía la emisión de frecuencias del espectro radioeléctrico que otorga el Estado y los contenidos de los medios de comunicación.

El pasado 30 de abril, el Colegio de Periodistas de Honduras se declaró en rebeldía y se levantó de la mesa informativa convocada por el Legislativo para explicar la propuesta de reforma a la ley de Telecomunicaciones.

Ese día, el presidente del Colegio de Periodistas, Juan Ramón Mairena, dijo que se retiraban de la mesa de socialización porque el derecho a la libertad de expresión "es un derecho humano que no se negocia".

El ombudsman hondureño, Ramón Custodio, ha señalado que la iniciativa violenta unos 14 artículos de la Constitución y establece censura previa, sanciones y regulaciones a la libertad de expresión y de prensa en el país centroamericano.

Custodio anunció el pasado día 2 que una misión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) visitará Honduras a finales de mayo para evaluar el estado de la libertad de expresión en ese país.