Lima. El Congreso peruano aprobó este jueves una solicitud con la que se busca destituir al presidente Pedro Pablo Kuczynski, por incapacidad moral permanente que será debatida el próximo 22 de marzo.

Al presidente se le acusa de mentir sobre sus relaciones con la empresa brasileña Odebrecht, investigada por casos de corrupción.

La iniciativa fue aprobada por 87 votos a favor, 15 en contra y 15 abstenciones de los legisladores en el Congreso. Es el segundo proceso de vacancia en contra de Kuczynski en tres meses.

Durante el debate en el Pleno hicieron uso de la palabra los voceros de las bancadas parlamentarias por espacio de cinco minutos y se permitieron algunas interrupciones. 

Según la solicitud de "vacancia" presidencial, Kuczynski mintió al negar su "vínculo contractual" con Odebrecht y su relación con ejecutivos de la empresa cuando estuvo en el gobierno de Toledo.

El Congreso debe ahora convocar a Kuczynski, quien asumió el poder en julio de 2016, para que pueda defenderse de las acusaciones. La destitución del presidente requiere el apoyo de al menos 87 votos de los 130 miembros del Parlamento.

Según la solicitud de "vacancia" presidencial, Kuczynski mintió al negar su "vínculo contractual" con Odebrecht y su relación con ejecutivos de la empresa cuando estuvo en el gobierno hace más de una década, algo que fue reconocido después por el propio mandatario.

La mecánica de la sesión del 22 de marzo será la misma que se aplicó en diciembre del 2017, en la que PPK asistió acompañado del abogado y ex senador Alberto Borea.

En diciembre, Kuczynski evitó la destitución gracias al apoyo de legisladores disidentes del mayor partido opositor, Fuerza Popular, que lidera la excandidata presidencial Keiko Fujimori.

Kuczynski, que ha negado que sus vínculos con Odebrecht reflejen algún acto inapropiado o ilegal, fue ministro de Economía y primer ministro entre 2004 y 2006 durante el Gobierno del exmandatario Alejandro Toledo, quien es investigado por presuntamente por haber recibido sobornos de la firma brasileña.

Odebrecht ha admitido el pago de sobornos en varios países de la región para ganar obras públicas, incluyendo Perú.

El exjefe de Odebrecht en Perú Jorge Barata declaró además a fines de febrero ante fiscales peruanos en Brasil que entregó dinero para campañas electorales en el país, entre ellas la de Kuczynski y la de líder opositora Keiko Fujimori.

Según la Constitución peruana, si Kuczynski es removido de su puesto, el actual vicepresidente Martín Vizcarra, de 54 años y quien es además embajador de Perú en Canadá, tendría que asumir el cargo de dirigir al país.

*Con información de Reuters y Agencia Peruana de Noticias.