Lima. El congresista César Segura (FP) se encargará de conducir la investigación a los parlamentarios Kenji Fujimori, Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez, relacionadas con el video donde se les observa hablar de negociados a cambio de votos por la vacancia presidencial.

Segura fue elegido por unanimidad como congresista delegado por la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, que le dio cinco días de plazo para determinar los hechos comprendidos en la denuncia constitucional que implica a los referidos congresistas.

De acuerdo al Reglamento del Congreso, el legislador delegado evalúa la pertinencia de las pruebas y/o indicios y formula las recomendaciones para la actuación de otros medios probatorios.

En base a su informe, la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales formulará las citaciones y realizará las audiencias propias para resolver una denuncia constitucional.

Refirió que citará a los parlamentarios Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel, así como al parlamentario Moisés Mamani, autor del video donde tratan de convencerlo de no respaldar la vacancia.

César Segura, en declaraciones a la prensa, refirió que citará a los parlamentarios Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel, así como al parlamentario Moisés Mamani (FP) autor del video donde tratan de convencerlo de no respaldar la vacancia a cambio de acceder a obras.

“Solo llevaré los actuados, la determinación de hechos y acumulación de pruebas para que se desarrolle la acusación constitucional en la Subcomisión, luego se convoca a las partes basado en los hechos”, explicó.

Indicó que se analizará si es necesario convocar a otros parlamentarios y a los ex ministros mencionados en los videos, aunque aclaró que la denuncia constitucional es solo contra tres parlamentarios.

Dijo también que, si bien es integrante de Fuerza Popular, cumplirá su función de congresista delegado con responsabilidad, de acuerdo a ley, a la Constitución y al reglamento del Congreso, y no con revancha.

Los tres parlamentarios comprendidos en la acusación constitucional renunciaron a Fuerza Popular en desacuerdo con la posición de esta bancada en la primera vacancia presidencial y el liderazgo de Keiko Fujimori.