El lugar que ocupaba Javier Duarte en la gubernatura de Veracruz era insostenible. La cantidad de señalamientos y denuncias en contra del político lo obligaron a pedir licencia al puesto en octubre del 2016 y a desaparecer durante más de seis meses. La red de corrupción que rodea a Duarte y a sus colaboradores también tuvo consecuencias directas para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que lo llevó al poder y que lo sacó de sus filas días después de haber pedido licencia.

Por eso no es de extrañarse que el PRI haya reaccionado con rapidez a la captura del exgobernador veracruzano. El presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, reconoció en su cuenta de Twitter, apenas unos momentos después de que se diera a conocer la noticia, el trabajo que realizó la Procuraduría General de la República, en coordinación con el gobierno de Guatemala, para capturar a Javier Duarte, quien llevaba más de seis meses prófugo de la justicia mexicana.

Ochoa Reza exigió a su vez que se realicen todas las indagatorias correspondientes, se respete el debido proceso para sancionar ejemplarmente a Duarte y que se recupere el dinero y los bienes producto de actividades ilícitas para que sean devueltos al pueblo de Veracruz. También recordó que el exgobernador fue suspendido y expulsado del PRI en el 2016.

De acuerdo con Daniel Moreno, director de Animal Político, el medio que develó la red de empresas fantasma con la que Javier Duarte y sus colaboradores desviaron miles de millones de pesos de partidas federales y estatales en Veracruz, la cantidad de señalamientos en contra del exgobernador veracruzano fue lo que obligó al sistema a no seguirlo manteniendo en esa posición y no el combate a la corrupción.

“La prueba irrefutable es que Javier Duarte gobernó 5 años y 10 meses sin que nadie lo molestara, ni a nivel de Procuraduría General de la República ni a nivel Presidencia”, explicó Moreno, en una entrevista con El Economista. Para el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, el partido de Duarte, las acciones del presidente Enrique Peña Nieto y del gobierno de la República acreditan que “México está cambiando”.

Ochoa Reza no volvió a hacer mención de Javier Duarte o de su detención sino hasta cinco días después, cuando el presidente del PRI exigió en su cuenta de Twitter que se fincara responsabilidad legal y electoral a Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), por haber supuestamente recibido millones de pesos de parte del exgobernador de Veracruz.

El presidente del PRI nacional incluso publicó un video en el que afirma que el combate a la corrupción está en marcha. En el video, Ochoa también acusa al líder de Morena de haber reconocido que existían vínculos entre él y Javier Duarte. “Acaso el dinero que Javier Duarte le entregó a López Obrador lo están lavando en la campaña de Delfina Gómez en el Estado de México?”, pregunta Ochoa.

Algunos otros renombrados priistas que reaccionaron ante la captura de Javier Duarte en Guatemala son los candidatos a las diferentes gubernaturas que se disputarán en las elecciones estatales de este 2017. Miguel Riquelme, candidato del PRI a la gubernatura de Coahuila, reconoció a la PGR por la detención del exgobernador de Veracruz; lo mismo que Alfredo del Mazo, candidato al gobierno del Estado de México, quien publicó en Twitter que la detención del exmandatario veracruzano “refrenda el compromiso y convicción contra la corrupción y la impunidad”.

El otro priista que también hizo mención de Duarte fue Manuel Cota, candidato a la gubernatura de Nayarit, quien expresó en su cuenta de Twitter que “debe existir cero tolerancia a quienes violentan la ley abusando del poder” y reconoció también el trabajo de la PGR por la detención del exgobernador.

Cabe destacar que Nayarit es otro de los estados cuyo gobierno se ha visto envuelto en un escándalo de ilegalidad, ya que recientemente el fiscal de esta entidad, Edgar Veytia, quien forma parte del círculo cercano del actual gobernador Roberto Sandoval, de extracción también priista, fue detenido en Estados Unidos por tráfico de drogas. No obstante, el candidato Cota refirió en una entrevista para Los Políticos que “los actos graves de corrupción no se le debe endilgar a una institución” y que a “él no se le debe endosar lo que no le toca”.

Quien fue candidato del PRI al gobierno de Veracruz durante las elecciones en el estado en el 2016, Héctor Yunes Landa, habló también de la detención del exgobernador veracruzano e incluso lo comparó con el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera El Chapo, quien según Yunes Landa pasó prófugo cinco días menos que Javier Duarte.

Pero también existen ausencias con respecto a las reacciones de los priistas ante la captura de Javier Duarte. De los 20 integrantes de la diputación federal veracruzana que ocupaban la bancada del PRI y del PVEM en la Cámara de Diputados y que firmaron una carta dirigida al presidente del partido, Enrique Ochoa Reza, en la que consideraron injustas y desproporcionadas las sanciones del comité nacional del PRI en contra del exgobernador de Veracruz, ninguno ha reaccionado ante su detención.

Algunos de estos priistas y pvemistas que cerraron filas en torno a Duarte son los diputados federales Jorge Carvallo Delfín, Érick Lagos Hernández, Sofía de León Maza, María del Carmen Pinete Vargas, Heidi Salazar Espinosa, Noemí Guzmán Lagunes, Miguel Ángel Seda C, José Luis Sáenz Soto, Edgar Spinoso Carrera, Adolfo Mota Hernández, Marco Antonio Aguilar Yunes, Javier Octavio Herrera Borunda, Carlos Federico Quinto Guillén, Lillián Zepahua García, Oswaldo Cházaro Montalvo y Adriana Sarur. Mientras que Paulino Alberto Vázquez Villalobos, Fidel Kuri Grajales y Cirilo Vázquez Parissi buscan contender por una presidencia municipal en las próximas elecciones locales en representación del PRI.

Aunque estos legisladores e integrantes del Partido de la Revolución Institucional (PRI) indicaron en su carta que el exgobernador de Veracruz “no se encuentra solo y que cuenta con las veinte diputadas y diputados federales veracruzanos”, aún se espera su reacción a la captura de Javier Duarte.