El martes en la noche, las declaraciones del fiscal general, Néstor Humberto Martínez, generaron un revolcón político luego de afirmar que US$1 millón que Odebrecht le había girado al excongresista Otto Bula llegaron a las arcas de la campaña de Juan Manuel Santos en 2014. Sin embargo, ayer el mismo fiscal sostuvo que, si bien Bula había declarado bajo juramento que esos dineros fueron entregados al gerente de la campaña, Roberto Prieto, no se podía afirmar que los recursos sirvieron para financiar la reelección de Santos. Además, insistió en que el organismo encargado para determinar si hubo filtración o no de dineros de Odebrecht a esa campaña era el Consejo Nacional Electoral (CNE), lo que eso no significaba que la Fiscalía dejara de hacer su trabajo.

“En su testimonio, Otto Bula no dio documentos específicos en relación con la supuesta entrega de esos recursos a Roberto Prieto. Señaló las circunstancias de modo, tiempo y lugar en las que habría acontecido la entrega de esos recursos a una tercera persona para que el beneficiario final fuera el doctor Prieto”, detalló el Fiscal general. Asimismo, manifestó que el testimonio “es prueba suficiente para hacer la compulsa de copias. En la Fiscalía existen pruebas documentales que darían cuenta y razón de estos flujos financieros desde Brasil”.

Otto Bula, quien adelanta negociaciones con la Fiscalía a cambio de recibir beneficios jurídicos, fue el segundo capturado en medio del escándalo del pago de sobornos de Odebrecht para conseguir contratos públicos. A Bula le imputaron cargos por los delitos de cohecho por dar u ofrecer y enriquecimiento ilícito. La tesis de la Fiscalía es que Bula firmó un contrato con Odebrecht para hacer lobby político en el Congreso y lograr que se ejerciera presión sobre el Gobierno para firmar un otrosí en el contrato de la Ruta del Sol Sector II para la construcción de la vía Ocaña-Gamarra. Por esas vueltas, al parecer, al excongresista Otto Bula le pagaron US$4,6 millones.

Bula no aceptó su responsabilidad, pero comenzó a buscar la forma de colaborar con las autoridades. La W Radio publicó ayer apartes de una de sus declaraciones, en la que explicó que US$1 millón lo entregó en dos partes al gerente de la campaña de Juan Manuel Santos, a través del empresario antioqueño Andrés Giraldo, en reuniones realizadas en un hotel ubicado en la calle 85 en Bogotá. Asimismo, que él nunca recibió los US$4,6 millones y sólo le dieron $200 millones por entregar la plata a Roberto Prieto para financiar la reelección de Santos y que en el negocio también participó un señor de apellido López.

“Cuando llegó la primera plata, que fueron los US$500 mil, se hizo el descuento original del 10 %, que fue el negocio que se hizo con el señor López. Me dieron $200 millones. El saldo de esa plata me mandaron entregárselo a una persona que se llama Andrés Giraldo. Esto fue en un hotel, aquí en Bogotá, que uno entra y en la parte de atrás hay un restaurante italiano (...) Andrés Giraldo es un señor que me dijo que era de Medellín. Allá hablamos. Me senté, comí y luego le dejé su maletín con plata allí. Sé que es como en la calle 85, en la parte de atrás. Allá hay como un parquecito”, dijo Bula ante la Fiscalía.

Y agregó: “La segunda vez que llevé la otra consignación yo la llevo al mismo hotel. Eso sí, en el mismo restaurante, pero mi conductor se parqueó en otro parque porque en esa vía no molestaban mucho. Ahí (en el hotel) me encontré otra vez con el señor Giraldo (...) Le entregué la otra plata en efectivo, de la segunda consignación. Comí, me demoré un poquito. Cuando iba saliendo del restaurante hacia el carro iba entrando el señor Roberto Prieto al restaurante. Salí para mi carro y él entró al restaurante donde estaba el señor Andrés Giraldo”.

En manos del CNE está resolver el misterio de esta novela, en la que aún quedan dudas: ¿Qué se hicieron los otros US$3,6 millones? ¿Quién es el señor López que, según Bula, recibió comisión por monetizar -o cambiar a pesos- el millón de dólares? ¿Quiénes son los terceros identificados por la Fiscalía que sirvieron para lavar la plata que le giró Odebrecht a Bula? ¿Quiénes son los reconocidos abogados que ayudaron a manipular el contrato que vincula a Bula con Odebrecht? ¿Cuál era el objetivo de cambiarlo de fecha? Si la plata que entró a la campaña de Santos provenía del pago de sobornos para aprobar el otrosí de la vía Ocaña-Gamarra, ¿por qué es resorte del CNE adelantar la investigación y no de la Fiscalía? ¿El presidente Santos sabía del interés de Odebrecht en financiar su campaña?

La campaña de Zuluaga. Lo cierto es que con la información que hasta el momento se conoce sobre Odebrecht y las campañas presidenciales en 2014, se puede concluir que la firma brasileña buscó jugar a dos bandas. Si bien los señalamientos de Bula salpican a la campaña de Santos y su testimonio es la única prueba que tiene la Fiscalía, el publicista brasileño Duda Mendonça echó al agua a la campaña de Óscar Iván Zuluaga. El Centro Democrático terminó envuelto en el escándalo de Odebrecht luego de que Mendonça asegurara que, a través de la firma brasileña, le pagaron un contrato para manejar la publicidad durante la contienda electoral de 2014.

Según dijo Duda Mendonça a la revista Veja, los dirigentes del Centro Democrático se reunieron con él en Brasil para cuadrar sus honorarios, por los que pidieron US$4 millones. Supuestamente, sostuvo Mendonça, esa cifra les pareció muy alta y por esa razón Odebrecht se había comprometido a cubrir el monto que faltaba. En respuesta a estas declaraciones, el propio excandidato presidencial afirmó que ellos sí contrataron los servicios de Duda Mendonça y que los pagos fueron por más de US$1 millón. Además, que quien gestionó el encuentro fue Daniel García Arizabaleta, el destituido director del Invías que trabajó para Odebrecht entre 2009 y 2013.

En el interior del Centro Democrático hay conmoción y se abrió una investigación para determinar si hubo filtración de dineros de Odebrecht. Por el momento, lo único que se conoce es la declaración de Duda Mendonça ante las autoridades de Brasil. Falta establecer si las directivas de Odebrecht fueron las que ordenaron estos giros, pues es de público conocimiento que la estrategia de la gigante brasileña en todo el mundo fue sobornar a los políticos de turno para asegurar multimillonarios contratos. Por esa razón, no sería descabellado pensar que en Colombia optaron por financiar las campañas de los dos candidatos que más opciones tenían de llegar a la Presidencia.

Otros señalamientos contra Roberto Prieto. Si bien Bula no aseguró que se encontró personalmente con Roberto Prieto, sino que la plata la entregó a través de Andrés Giraldo, el exgerente de la campaña de Juan Manuel Santos también resultó salpicado en el testimonio del exviceministro de Transporte Gabriel García, el primer capturado por el caso Odebrecht. García ubicó a Prieto en un contexto totalmente diferente al de la campaña presidencial de 2014.

Gabriel García dijo que el nombre de Roberto Prieto lo escuchó por primera vez en una reunión que sostuvo con el expresidente de Odebrecht, Luiz Bueno, en su despacho en el Viceministerio de Transporte, cargo en el que estuvo hasta 2010. Según García, en esa oportunidad, Luiz Bueno fue a su oficina en nombre de Odebrecht y a pedir garantías y seguridad en la licitación de la Ruta del Sol.

“Asistió el señor Luiz Bueno y al finalizar la reunión, cuando ya habían salido los otros asistentes, se quedó en mi despacho del Viceministerio y comenzó a hablarme del proceso Ruta del Sol, insistiendo en que lo único que requerían ellos eran garantías de objetividad y transparencia”. (Aseguró) que ellos (Odebrecht) eran muy cercanos a un señor Prieto, a quien no conocía ni conozco. Creo que era Roberto Prieto, de quien me dice Luiz Bueno que iba a ser clave en la próxima campaña presidencial. Ese día me mencionó que Daniel García Arizabaleta estaba trabajando con ellos”, se lee en la declaración.