Probablemente ya haya escuchado en algún medio hablar del “supermartes” y se haya preguntado qué es ese nuevo invento estadounidense. En realidad, resulta que no es algo nuevo.

Data de 1984 y se le denomina así al martes de febrero o marzo en el que una mayor cantidad de estados realizan elecciones primarias para elegir al nominado presidencial republicano o demócrata.

Hay un evento de este tipo cada cuatro años, cuando los partidos están escogiendo a sus nominados. En esta oportunidad, la contienda republicana es la única de importancia, pues los demócratas ya seleccionaron a Barack Obama.

El “supermartes” de este año es más bien chiquito si se compara con el de años anteriores. Los ciudadanos de diez estados (Georgia, Ohio, Tennessee, Massachussets, Idaho, North Dakota, Oklahoma, Virginia, Vermont y Alaska) saldrán a votar y se repartirán 447 delegados, más de un tercio de los 1.144 necesitados para ganar la nominación.

Sin embargo, la jornada no será decisiva porque la mayor parte de los estados reparten sus delegados según el número de distritos que gane cada candidato, por lo que la cifra se dividirá.

Mitt Romney, ex gobernador de Massachussets, llega en un buen momento y se espera que gane en el estado donde fue gobernador, Idaho, Virginia y Vermont. Está en la pelea en entidades reñidas como Ohio, Tennessee, North Dakota y Alaska.

Se esperan triunfos cómodos de Santorum y Gingrich en Oklahoma y Georgia, respectivamente.

La competencia más interesante se dará en Ohio. Allí se reparten 66 delegados y es un estado clave debido a que en las elecciones generales tiende a variar sus preferencias entre republicanos y demócratas, por lo que es clave en la carrera para ganar la Casa Blanca.

Debido a esto, Romney y Santorum, quienes encabezan las encuestas en el estado, han gastado grandes sumas de dinero en hacer campaña en la entidad.

El ex gobernador y los grupos que lo apoyan han gastado más de US$3,5 millones en publicidad, mientras que Santorum ha desembolsado $924 mil.

En total, los candidatos han gastado más de US$10 millones en su campaña por el “supermartes”. Romney es el que cuenta con mayores recursos y el que más ha gastado.