La coalición opositora, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), realizará unas elecciones primarias el 12 de febrero de donde saldrá el contendor del presidente Hugo Chávez para las presidenciales de octubre.

Economía. La MUD plantea proteger al país de la volatilidad de los precios del petróleo al incrementar y diversificar su producción, generar nuevas empresas y empleos productivos, alcanzar una tasa de inflación de un solo dígito y abatir la pobreza de modo sostenible.

Sin embargo, reconoce que "no es posible corregir de modo inmediato las profundas distorsiones causadas por un gobierno que ha contado con poder absoluto durante 13 años y con recursos económicos extraordinarios".

Asegura que se "debe cambiar" el control cambiario vigente desde el 2003, pero admite que a "consecuencia de las graves distorsiones no es posible una súbita eliminación del control (...) la eliminación debe ser gradual".

También pretende la eliminación del control de precios, pero también precisa que por las "distorsiones acumuladas" no es posible su inmediata eliminación.

Petróleo. La MUD propone aumentar la capacidad de producción de crudo del país -actualmente en alrededor de 3,1 millones de barriles diarios (bpd)-, utilizar de modo productivo las reservas de gas, reconsiderar el diseño del parque refinador y promover la petroquímica.

Cree también en la necesidad de reducir la discrecionalidad del Poder Ejecutivo en la captación y uso de recursos petroleros, así como aplicar una reestructuración de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Se propone además de una auditoría a las finanzas de la firma, la revisión de los contratos, acuerdos y convenios internacionales firmados con otras empresas y gobiernos.

Dentro de la reestructuración de Pdvsa se pretende limitar sus contribuciones fiscales a fondos administrados por el Ejecutivo, montos que le han permitido a Hugo Chávez una gran cantidad de recursos para financiar su "revolución".

Seguridad. Venezuela tiene, según cifras oficiales, una tasa de 48 homicidios por cada 100.000 habitantes, lo que coloca al país gobernado por Chávez como uno de los más violentos del mundo.

Ante ello, la MUD propone el combate de la criminalidad como una política de Estado a través de un desarme nacional, el incremento del número de policías preventivas y la despolitización del Poder Judicial.

Energía eléctrica. El sistema eléctrico venezolano atraviesa desde hace varios años una situación crítica que ha tenido repercusiones incalculables en la economía: continuos cortes, falta de inversión y racionamientos son el pan de cada día para los venezolanos.

La MUD propone eliminar los racionamientos eléctricos en todo el país y ofrecer "un servicio eléctrico de calidad".

Para resolver la crisis, propone un "cambio integral del modelo político de gestión" basado en la descentralización y regionalización del servicio y abrir el sector eléctrico a la participación privada "como complemento de la inversión estatal".

Relaciones internacionales. La MUD propone invitar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) -que "no vale nada" según Chávez- a una visita para comprobar el estado de los derechos humanos en el país.

Asimismo, sugiere reanudar las relaciones diplomáticas con Israel rotas por Chávez tres años atrás en condena a las "atrocidades cometidas en Gaza", e iniciar un programa para estimular -a través de incentivos fiscales y laborales- el retorno de los venezolanos en el exterior.