México DF. El Congreso de México concluyó este miércoles un período de sesiones sin haber aprobado una serie de reformas legales con las que el presidente Felipe Calderón buscaba reanimar la débil economía y apuntalar su ofensiva militar contra los violentos cárteles de las drogas.

El próximo año, los partidos estarán más atentos a las elecciones estatales, entre ellas las del Estado de México, el más poblado del país, y de las presidenciales del 2012, por lo que analistas ven poco probable la aprobación de reformas. A continuación los principales proyectos que quedaron pendientes:

Reforma fiscal. México requiere de una reforma fiscal más profunda que las dos aprobadas anteriormente durante el gobierno de Calderón, las cuales resultaron insuficientes para aumentar la magra recaudación tributaria y reducir la dependencia que tienen las arcas del Estado de las exportaciones petroleras.

Reforma energética. Una reforma energética aprobada en el 2008 dirigida a incrementar la producción petrolera resultó limitada, según el oficialismo.

El partido de Calderón ha buscado que empresas privadas se encarguen de construir y operar refinerías, algo que fue rechazado por la oposición hace dos años bajo el argumento de que el país perdía soberanía sobre sus recursos petroleros.

Ley antimonopolio. Se trata de una reforma a la ley federal de competencia económica para elevar las sanciones a las empresas que incurran en prácticas monopólicas, una asignatura pendiente en un país con empresas dominantes en sectores como telecomunicaciones o televisión.

La norma le daría más herramientas al ente regulador, la Comisión Federal de Competencia, para combatir las prácticas monopólicas de cualquier tipo.

Reforma laboral. El partido de Calderón presentó en marzo una propuesta de reforma que busca facilitar el acceso al mercado laboral e incluye cambios en materia de contratación para periodos de prueba, contratos de capacitación inicial y trabajos temporales.

Reforma de telecomunicaciones. El gobierno impulsa una reforma para regular los servicios y redes de telecomunicaciones y la administración del espectro radioeléctrico.

En la reforma, presentada en abril por senadores oficialistas, se propone transformar al actual regulador de telecomunicaciones, Cofetel, en el Instituto Federal de Telecomunicaciones y de Contenidos Audiovisuales, que se encargaría además de regular los contenidos de radio y TV.

Reforma política. Los partidos y el gobierno presentaron meses atrás varias iniciativas para una amplia reforma política que incluye establecer la reelección continua de legisladores y alcaldes, y reducir el número de diputados, entre otras medidas.

Policía con mando único. Calderón envió en octubre al Congreso una reforma para establecer un mando único policial a cargo de los gobernadores y que también busca poner orden en la policía municipal, a menudo corrompida por los cárteles del narcotráfico.

Reforma contra el lavado de dinero. El mandatario propuso en agosto una reforma para combatir el lavado de dinero y golpear las estructuras financieras de los cárteles de las drogas. Incluye la prohibición de comprar edificios y otros bienes en efectivo, entre otras medidas.

Ley de seguridad Nacional. Propuesta por Calderón para regular la participación de las fuerzas armadas en el combate antidrogas y una mejor coordinación entre policías. Fue aprobada por los senadores este año, pero le falta la sanción de la Cámara de Diputados.

En ese mismo caso está una reforma para castigar con penas más duras a militares que apoyen a los cárteles de drogas.