Las protestas que se extienden por todo el mundo árabe comenzaron en Túnez después que un hombre joven se inmoló a mediados de diciembre porque la policía confiscó su carrito de comestibles.

La muerte de Mohamed Bouazizi, quien se convirtió en un mártir para las multitudes tunecinas que causaron la caída del autoritario presidente Zine al-Abidine Ben Ali, generó otras protestas que han desatado un terremoto político en Oriente Medio.

A continuación, detalles de los cambios políticos en la región:

Túnez. Tras prometer reformas y elecciones, Ben Ali huyó a Arabia Saudita después de 23 años en el gobierno. Días de enfrentamientos -durante los cuales Naciones Unidas dijo que murieron 147 personas- llevaron a su derrocamiento el 14 de enero. Mohamed Ghannouchi, primer ministro bajo Ben Ali desde 1999, ahora encabeza un Gobierno interino.

Ghannouchi designó figuras de la oposición para formar una coalición de unidad nacional, pero después de protestas más violentas, purgó al nuevo gabinete de la mayoría de los miembros restantes del régimen de Ben Ali.

Las grandes protestas callejeras han terminado en los últimos días, después que la reorganización tranquilizó a la opinión pública.

El ministerio del Interior también reemplazó a 34 importantes funcionarios de seguridad, para actualizar la red de policía, fuerzas de seguridad y espías establecidas durante dos décadas por Ben Ali.

Egipto. Manifestantes reunidos a favor o en contra del presidente egipcio Hosni Mubarak chocaron este miércoles en El Cairo en la plaza central de Tahrir, escenario de protestas masivas que han sacudido al gobierno.

Un millón de personas en todo Egipto pidieron este martes la renuncia de Mubarak. En una emisión televisiva, el presidente anunció que no volverá a presentarse cuando termine su mandato en septiembre y que trabajaría para cambiar cláusulas de la constitución que hacen casi imposible presentar un desafío realista al candidato presidencial nominado por su partido gobernante.

El presidente del Parlamento dijo también el miércoles que quería que las reformas constitucionales prometidas se completen en menos de 10 semanas. Pero líderes opositores dijeron que Mubarak debe irse de inmediato.

Mubarak ya ha designado un nuevo gobierno y un vicepresidente, un cargo que no se utilizaba desde que llegó a la presidencia tras el asesinato en 1981 de Anwar Sadat.

Yemen. El presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, un aliado clave de Estados Unidos contra Al Qaeda, dijo este miércoles que no buscaría extender su presidencia en una medida que terminaría su gobierno de tres décadas cuando expire su actual mandato en 2013.

Considerando las protestas que afectan la región, Saleh también prometió no pasar su Gobierno a su hijo. Apeló a la oposición para frenar nuevas protestas.

Saleh prometió elecciones directas de gobernadores provinciales y también acordó reabrir el registro de votantes para comicios previstos para abril tras quejas de la oposición de que cerca de 1,5 millones de yemeníes no pudieron inscribirse.

La semana pasada, protestas antigubernamentales reunieron cerca de 16.000 personas. Algunos pedían que Saleh abandonara el poder. Una nueva demostración opositora se realizará el jueves en la capital, Sanaa.

Jordania. El rey Abdullah de Jordania, estrecho aliado de Estados Unidos, reemplazó este martes a su primer ministro después de protestas, pero la oposición islámica desestimó la medida como insuficiente.

El rey solicitó a Marouf Bakhit, un ex primer ministro conservador, que encabece un nuevo Gobierno luego de aceptar la renuncia de Samir Rifai, cuyo alejamiento fue exigido en una serie de protestas en todo el país. También pidió al nuevo Gobierno medidas prácticas, veloces y tangibles para poner en marcha un camino de reforma política.

Islamistas, izquierdistas y sindicalistas se habían manifestado en Ammán el 28 de enero para exigir mayores libertades más. Una multitud de al menos 3.000 cantaba: "Queremos cambio".

Las pancartas mostraban un rango más amplio de quejas que los altos precios de alimentos que impulsaron las protestas anteriores hace dos semanas, e incluían exigencias de elecciones libres y la renuncia del gobierno de Rifai y un Parlamento representativo.

Jordania ya ha anunciado un paquete de 225 millones de dólares de reducciones de los precios de algunos tipos de combustible y alimentos básicos como azúcar y arroz. Rifai también había anunciado aumentos salariales a los empleados públicos y a los militares como intento de restaurar la calma.

Argelia.  Varias ciudades argelinas incluyendo la capital sufrieron días de disturbios en enero, provocados por un salto de los precios de alimentos. Dos personas murieron y cientos fueron heridas durante los enfrentamientos, dijeron funcionarios. Al menos cuatro hombres se inmolaron en localidades provinciales.

Para calmar la situación, Argelia redujo el costo de algunos alimentos básicos y aumentó en 18% la cantidad de trigo blando que suministra al mercado local todos los meses.