Buenos Aires. Varios empresarios y exfuncionarios de Argentina fueron arrestados esta semana en el marco de una investigación por un supuesto esquema de millonarios sobornos revelado en unos cuadernos que llevó durante una década el chofer de uno de los protagonistas.

Se trata de un nuevo caso de corrupción que involucra a la ex presidenta de centroizquierda y actual senadora Cristina Fernández -que gobernó entre 2007 y 2015- y a su difunto esposo y antecesor en el cargo, Néstor Kirchner.

Junto a ellos, el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, es considerado por la Justicia argentina como el ideólogo del esquema, de acuerdo con medios locales. Ni el juzgado ni la fiscalía a cargo de la investigación respondieron a las consultas de Reuters.

A continuación, datos sobre los principales implicados:

Centeno, que quedó detenido tras la difusión de sus cuadernos, declaró este jueves ante la Justicia en calidad de "arrepentido", por lo que sería liberado e ingresaría a un programa de protección de testigos.

Oscar Centeno, Chofer. El encargado de manejar el automóvil que recolectaba y entregaba sobornos de empresas llenó durante años ocho cuadernos de bitácora con detalles sobre los viajes, los nombres de los involucrados y en algunos casos hasta precisiones sobre las sumas de dinero, según la investigación.

Copias de esos cuadernos -que detallan sobornos por millones de dólares- fueron entregados a la fiscalía por un periodista del diario local La Nación. La Justicia argentina trabajó durante meses y ha logrado comprobar la veracidad de parte de lo registrado por el chofer.

Sus anotaciones comienzan en 2005 -cuando Kirchner era presidente- y llegan casi hasta el final del segundo mandato de Fernández, que actualmente es la principal rival política del presidente liberal Mauricio Macri.

Centeno, que quedó detenido tras la difusión de sus cuadernos, declaró este jueves ante la Justicia en calidad de "arrepentido", por lo que sería liberado e ingresaría a un programa de protección de testigos.

Roberto Baratta, Ex funcionario. El ex secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación habría sido el encargado de recoger sobornos de empresarios y entregar el dinero en la residencia presidencial y el domicilio particular de Kirchner y Fernández, llevado en el auto que conducía Centeno, de acuerdo con la teoría de los investigadores.

Baratta -que ocupó su puesto oficial entre 2003 y 2015- fue arrestado esta semana por orden del juez federal Claudio Bonadio, a cargo del caso.

El ex funcionario había pasado un tiempo en prisión el año pasado tras haber sido detenido por otra investigación de corrupción que llevó también al arresto de su antiguo jefe, el ex ministro De Vido, que sigue tras las rejas.

Carlos Wagner, Empresario. Fue presidente de la Cámara Argentina de la Construcción entre 2004 y 2012. Se lo acusa de haber actuado, desde su posición, como organizador de la red de sobornos que empresas pagaban a funcionarios. Wagner se entregó a la justicia este jueves.

Javier Sánchez Caballero, Empresario. El expresidente ejecutivo de la constructora IECSA -cuyo dueño era el primo del actual presidente, Mauricio Macri, hasta su venta el año pasado- está acusado de participar de la asociación ilícita para el pago y cobro de sobornos. Sánchez Caballero está detenido y ya prestó testimonio ante las autoridades judiciales.

Gerardo Ferreyra, Empresario. El directivo de la constructora Electroingeniería SA, que llevó adelante contratos de obra pública durante los Gobiernos de Kirchner y Fernández, es acusado de formar parte de la red que el fiscal Carlos Stornelli está investigando y que amenaza con complicar el futuro político de Fernández.