México DF. El gobernante Partido Acción Nacional (PAN) de México celebra este domingo votaciones primarias para elegir a su candidato presidencial.

Si en la contienda, en la que podrán votar unos 1,8 millones de militantes activos o adherentes, ninguno de los precandidatos obtiene más del 50% de los sufragios, o un mínimo de 37% con una ventaja de al menos 5 puntos porcentuales frente al segundo, habrá una segunda vuelta el 19 de febrero.

El triunfador se enfrentará en las urnas el 1 de julio al ex gobernador Enrique Peña Nieto, del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) y quien aparece como amplio favorito para ganar la presidencia, y al veterano político izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que participará como candidato por segunda vez consecutiva.

A continuación, algunos datos sobre los tres precandidatos oficialistas:

Josefina Vásquez Mota. Economista de 51 años que fue secretaria de Desarrollo Social durante el gobierno del ex presidente Vicente Fox (2000-2006), el primero elegido de otro partido luego de los 71 años consecutivos de gobiernos del PRI.

Una mujer menuda, de discurso pausado e impecable vestir, formó parte del equipo de campaña que llevó a Felipe Calderón a la presidencia y después tuvo un conflictivo periodo como secretaria de Educación, en el cual se enfrentó con la poderosa líder del sindicato de maestros.

En los últimos dos años, hasta septiembre del 2011, "Chepina", como le llaman sus simpatizantes, coordinó a los diputados del PAN destacándose por su carácter conciliador con la oposición, aunque no logró grandes avances en reformas propuestas por Calderón.

Vázquez Mota ha centrado sus propuestas en el combate a la pobreza y en un gobierno promotor de empresas que elimine la excesiva burocracia.

La aspirante, que también ha dicho que no tiene temor de enfrentar a los cárteles de las drogas causantes de una extendida violencia, aventaja ampliamente en las encuestas de intención de voto para la elección interna de su partido.

La política, quien tiene entre sus amistades cercanas a Margarita Zavala, esposa del presidente Calderón, y a Beatriz Paredes, una reconocida líder de oposición, sería la primera mujer en gobernar México en caso de ganar las primarias y posteriormente las presidenciales.

Santiago Creel. El abogado de 56 años y senador con licencia que fue secretario de Gobernación (Interior) durante la gestión de Fox, compite por segunda vez como precandidato del PAN.

En el 2006, y a pesar del apoyo de Fox, fue derrotado por Calderón en las primarias del partido. Posteriormente, Creel presidió el Senado y coordinó a los senadores panistas unos años hasta ser removido del cargo por diferencias con Calderón.

Creel, nacido en el seno de una pudiente familia panista, estuvo en el ojo del huracán luego de que aprobara licencias para la operación de casinos cuando fue secretario de Gobernación, y más tarde cuando se conoció una relación con una famosa actriz de telenovelas con quien tuvo una hija.

El aspirante promete terminar con los monopolios que elevan los precios de bienes y servicios e inhiben las inversiones y combatir al narcotráfico y organizaciones criminales, no con despliegue de tropas, sino con sistemas de inteligencia financiera.

Ernesto Cordero. Actuario de 43 años, es el aspirante más joven de los tres precandidatos del PAN y considerado el "delfín" de Calderón, con quien colaboró hasta septiembre como secretario de Hacienda tras una breve carrera en la administración pública.

Como encargado de las finanzas públicas, mantuvo la disciplina fiscal que caracterizó a su antecesor Agustín Carstens, pero analistas políticos consideran que carece de suficiente trayectoria y carisma para convertirse en el candidato presidencial del partido.

Cordero ha enfocado sus propuestas en mantener las finanzas del país sanas, el acceso de toda la población a servicios de salud, una mejora del sistema educativo y creación de empleos.