Los tres conscriptos bolivianos rechazaron en una audiencia conclusiva judicial las salidas alternativas planteadas por la Fiscalía y decidieron ir a un juicio penal. La Justicia determinó la libertad condicional de los procesados, quienes estarán alojados en el domicilio del diputado chileno por el Partido Comunista (PC) Hugo Gutiérrez mientras dure el juicio.

El fiscal de Tarapacá Manuel Guerra planteó un juicio abreviado y tres años de cárcel y un día para el conscripto José Luis Fernández Choque (18), quien portaba un arma al momento de su detención, mientras que para Claudio Álex Choque Quispe (20) y Augusto Cárdenas García (19) salidas alternativas que implicaban la suspensión del proceso y su sobreseimiento al cabo de un año.

Los conscriptos decidieron en la audiencia –transmitida en directo por los medios estatales- rechazar las propuestas y someterse a un juicio. Guerra explicó que si hubieran aceptado las salidas planteados, los “tres soldados podrían haber estado devuelta hoy en su país”.

Los bolivianos fueron detenidos el 25 de enero en la población de Colchane, cuando custodiaban un vehículo indocumentado que pretendía ser introducido por contrabandistas al país. Después de una imputación fiscal por portación de arma de guerra e ingreso a suelo chileno por paso no autorizado, fueron recluidos en la cárcel de Alto Hospicio, en Iquique.

Los soldados cumplieron hoy 32 días detenidos en la cárcel de Iquique. Esta reclusión fue calificada de “injusta” y “cruel” por el presidente Evo Morales, quien comparó ayer este conflicto con el enclaustramiento marítimo que sufre Bolivia. Este hecho desató una tención entre el gobierno de Morales y Sebastián Piñera, quien en reiteradas ocasiones afirmó que el caso está en manos de la Justicia.

La Justicia chilena aceptó la decisión de los detenidos, otorgó medidas sustitutivas a la detención y su libertad inmediata. En el caso Claudio Álex Choque Quispe y Augusto Cárdenas García la libertad condicional es irrestricta, mientras que para José Luis Fernández Choque se estableció el arresto domiciliario sólo desde 22.00 hasta las 06.00.

Además tienen arraigo y deberán firmar libros de registro una vez por semana en una comisaría de Carabineros. Fijaron como domicilio el del diputado chileno Hugo Gutiérrez, quien ofreció su casa para que los bolivianos puedan permanecer hasta que concluya el proceso, que en criterio del Gobierno es una “venganza” por la demanda marítima.

“Esta causa tiene que empezar ya a terminarse, hay que entender y por el bien de mi región y de mi comunidad este es un conflicto que ya se trasforma en totalmente injusto”, explicó el legislador del Partido Comunista. El Juez optó por el domicilio del parlamentario, ya que la Fiscalía objetó las propuestas del domicilio del Consulado boliviano o de la Pastoral de Migración.

Los conscriptos salieron sin ningún tipo de custodia de la audiencia y no emitieron ningún comentario ante los medios de comunicación.

El vicepresidente Álvaro García acusó el viernes a Chile de mantener “actitudes de tipo troglodita” en el caso de los conscriptos detenidos en ese país y demandó una solución diplomática a este caso porque, entre otros aspecto, dijo que los uniformados ingresaron a territorio chileno “por error”.