El Consejo de la Judicatura maneja más de 80 expedientes contra jueces y otro personal judicial, denunciados por diversas irregularidades en el ejercicio de su función.

En los próximos días se resolverá en cuántos de ellos procede dictar suspensión del cargo, destituciones o desestimarlas por falta de méritos. “Tenemos todavía unos 80 expedientes que resolver, más los que van entrando diariamente”, manifestó Jorge Rivera Avilés, presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y del Consejo de la Judicatura.

Ayer, el Consejo cumplió tres meses de haber asumido sus funciones de gobernar al Poder Judicial. En su corta gestión ha resuelto suspender del cargo a 18 jueces y destituyó a 3.

Asimismo, suspendió del cargo a una secretaria general y aceptó la renuncia de una jueza acusada por supuestas irregularidades.

Los miembros del Consejo se reunirán el próximo martes, y no se descarta que ese día se emitan más sanciones.

“Eso dependerá de la investigación que inicialmente haya hecho la Inspectoría de Tribunales”, explicó.

Se está reduciendo la mora disciplinaria que había quedado, se están viendo los resultados con las diferentes resoluciones que semanalmente se emiten. “Luego, casi de inmediato, el Consejo de la Judicatura decidirá si la suspensión continúa o son reintegrados a sus cargos”, explicó el presidente de la CSJ.

En la semana anterior, el Consejo de la Judicatura resolvió suspender del cargo a cinco jueces y destituyó a otro. Al respecto la Fiscalía contra la Corrupción inició de oficio investigaciones contra los sancionados. A su vez, solicitó al Consejo que le remita los expedientes de los seis jueces separados para investigar si incurrieron o no en delitos penales.

“Si la Fiscalía solicita los expedientes, nosotros de inmediato se los enviamos”, afirmó. “Pero cuando nosotros consideramos que la falta es sumamente grave e implica delito, nosotros mismos hacemos la remisión del caso a la Fiscalía de la República”, añadió.

Grandes avances. Rivera Avilés destacó la labor desempeñada por el Consejo de la Judicatura. “El pueblo hondureño ha visto su actuar y puede saber si ha cumplido o no las expectativas que se esperan”, destacó Rivera Avilés.

“Desde nuestro punto de vista consideramos que se han hecho grandes avances”, agregó. Antes que existiera el Consejo de la Judicatura la responsabilidad de aplicar sanciones disciplinarias al personal judicial recaía en el presidente de la CSJ y en la Inspectoría. Esto implicaba una significativa concentración de trabajo en el manejo administrativo del Poder Judicial, que incidía a no emitir oportunamente las resoluciones.

“La llegada de los miembros del Consejo de la Judicatura fue de enorme ayuda para estudiar y resolver los casos. “Se está reduciendo la mora disciplinaria que había quedado, se están viendo los resultados con las diferentes resoluciones que semanalmente se emiten”, manifestó.

Antes que existiera el Consejo de la Judicatura cualquier funcionario judicial cometía una arbitrariedad, se le abría un expediente, se seguía un procedimiento y en un tiempo mínimo de cuatro meses se emitía una resolución.