Caracas. El cónsul de Chile para el occidente de Venezuela criticó con dureza este lunes la falta de preparación y de criterio de funcionarios policiales "irresponsables" tras el confuso incidente en el que su hija murió tras recibir varios balazos.

Los índices de criminalidad en Venezuela están entre los más elevados de la región y los cuerpos policiales a menudo no son percibidos como confiables por los ciudadanos, que a diario son víctimas de secuestros, robos y otros delitos.

"Este hecho es producto de gente sin preparación, gente irresponsable, sin criterio, sin formación. Es lamentable que suceda en Venezuela una cosa así. Una de las cosas en que deberían preocuparse es en entrenar a esta gente", dijo el cónsul Fernando Berendique a una estación local de radio.

Un total de 12 funcionarios del cuerpo de investigaciones policiales fueron detenidos el sábado tras la muerte de Karen Berendique, de 19 años, en un hecho ocurrido durante un control de seguridad en la ciudad de Maracaibo cuando agentes abrieron fuego contra un vehículo que conducía el hermano de la joven.

La violencia, tema que el Gobierno expone poco en forma pública, ha afectado el índice de popularidad del presidente Hugo Chávez a pocos meses de las cruciales elecciones de octubre y es una de las principales preocupaciones de los residentes.

"Tenemos que pensar un poquito antes de empezar a combatir la delincuencia", dijo Berendique, quien añadió que su familia evalúa si permanecerá en Venezuela.

"Las investigaciones se están llevando bien. No tenemos todavía ningún resultado, pues están en la experticia", agregó.

Berendique aseguró que a sus hijos los interceptaron y les dispararon con armas de fuego sin aviso previo cuando intentaban retroceder del puesto de control en la carretera que, según dijo, estaba instalado sin permiso.

Karen Berendique habría recibido tres impactos de bala, uno de ellos en la cabeza, según el diplomático.

El gobierno sostiene que la tasa de asesinatos fue de 48 por cada 100.000 personas en 2011, pero un estudio del grupo de derechos humanos Seguridad, Justicia y Paz situó la tasa de homicidios en Caracas en 118 por cada 100.000 residentes, colocando a la ciudad como la cuarta más peligrosa del mundo.

Venezuela suspendió en diciembre por un año la importación y venta de armas y municiones para particulares, así como la emisión de portes de armas, en una medida que busca reducir las elevadas tasas de homicidios del país sudamericano, pero que analistas y expertos consideran insuficiente.

El vicepresidente Elías Jaua dijo este lunes que el gobierno busca esclarecer los hechos y aseguró que los responsables serán "castigados con absoluta firmeza".

A principios de año, el embajador de México en Venezuela y su esposa fueron secuestrados en Caracas por delincuentes comunes y liberados cuatro horas después.

"Tenemos que pensar un poquito antes de empezar a combatir la delincuencia", dijo Berendique, quien añadió que su familia evalúa si permanecerá en Venezuela.