El consulado de Guatemala en Nueva York dará asistencia y velará por el debido proceso al ex presidente Alfonso Portillo, quien será juzgado en Estados Unidos por conspiración para el lavado de dinero, informó este domingo una fuente diplomática.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala dijo en un comunicado que su representante en la ciudad de Nueva York visitó este sábado el Centro Correccional Metropolitano donde fue recluido el ex mandatario (2000-2004).

Las autoridades estadounidenses informaron de que Portillo, quien fue extraditado el pasado viernes, llegó "sin ninguna novedad" y luego de recibir asistencia médica en un hospital fue trasladado al centro de detención, dijo.

Los miembros del consulado en Nueva York no pudieron entrevistarse este sábado con el ex presidente y tratarán de hacerlo este domingo, señaló la nota diplomática.

La Cancillería manifestó que el cónsul, cuyo nombre no precisó, velará por la asistencia y protección que corresponde para que Portillo tenga un debido proceso.

Portillo fue extraditado el pasado viernes a Nueva York donde lo reclamó una corte del Distrito Sur por supuestamente haber utilizado el sistema financiero estadounidense para lavar al menos US$70 millones.

El ex presidente calificó como un "secuestro" su extradición por considerar que en Guatemala todavía estaban pendientes varios recursos legales.

La justicia guatemalteca juzgó y absolvió en mayo de 2011 a Portillo del delito de peculado (malversación) por 120 millones de quetzales (15 millones de dólares) durante su Administración.

La extradición del exmandatario fue autorizada por todas las instancias legales, incluida la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica del país, y firmada en noviembre de 2011 por el entonces presidente Álvaro Colom.

Portillo deberá comparecer el próximo martes ante un juez federal que le leerá los cargos y tendrá la oportunidad de declararse culpable o inocente.

Antes de ser trasladado a Estados Unidos el viernes, el expresidente dijo que no tenían pruebas suficientes en su contra para condenarlo y que se defenderá con todo lo que tiene para demostrar su inocencia.