Caracas. Nuevamente el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se refirió duramente a la Iglesia Católica de ese país y al arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Savino, en lo que forma parte de una polémica que comenzó la semana pasada cuando el mandatario calificó al prelado de “troglodita”.

En "Las Líneas de Chávez", sostuvo que “no seamos tan inocentes: la jerarquía católica, como institución, ha jugado un papel esencialmente político, tratando de mantener, a lo largo de la historia, el estatus de dominación, incluso con la más criminal violencia".

En lo personal, el presidente venezolano sostuvo que “me reconozco como un hombre de fe e infinitamente he dicho que tengo al mismo Dios que ustedes tienen, como figura ejemplar de los más elevados valores de justicia, libertad e igualdad, tres pilares esenciales de la fraternidad ejercida más que vociferada”.

Agregó que “soy con mucho orgullo, bolivariano, cristiano… y también marxista. Si usted ve allí contradicción, poco puedo hacer para que lo entienda, en mí esas concepciones de vida conviven en una estrecha hermandad.

Chávez conminó el prelado que “cumpla con su papel, cardenal, que yo sabré cumplir ante el pueblo con el mío, pero deje, por el amor de Dios, de seguir utilizando la mentira para pescar incautos”.

Y concluyó diciendo: “ay, cardenales… bueno, ahora me atrevo también a pedir que Dios les perdone”.

Por su parte, el arzobispo de Caracas defendió sus palabras, señalando que “en Venezuela están consagrados en la Constitución el pluralismo democrático, la libertad de opinión y pensamiento y yo sólo me remito a esos pensamientos cuando le hablo al pueblo venezolano".

Sin querer continuar con la discusión, señaló que “no quiero continuar con la polémica, ese no es mi papel. Yo abogo por la paz y la unión entre hermanos. Espero que prive la sensatez", indicó.

En un comunicado, previo a la clausura de la nonagésima Asamblea Ordinaria de la Conferencia Episcopal de Venezuela, el presidente de la entidad, Ubaldo Santana, dijo que "la Iglesia católica siempre ha sido cuestionada por parte de los gobernantes de turno", señaló El Universal.

Puntualizó que “nuestra finalidad no es atacar sino ayudar a que los venezolanos estemos alerta para que los principios morales, religiosos y éticos que rigen las acciones de las personas y organismos se respeten y se tomen en cuenta".