-El principal obstáculo del desarrollo de un país es la corrupción. ¿Cómo se traduce esto en un país con crecimiento económico, pero con altos índices de corrupción como es el Perú?

-Hay un efecto directo entre el crecimiento del país en términos económicos y el crecimiento de la corrupción. A medida que han aumentado sustantivamente los recursos nacionales, también se ha incrementado la oportunidad de caer en un acto de corrupción. El problema es que el sector público no se ha capacitado o desarrollado a la misma velocidad que el crecimiento del presupuesto público. En el caso de la Contraloría General de la República (CGR), si bien el país ha crecido entre 8% y 10% al año, nosotros hemos permanecido constantes en entrenamiento, capacidad operativa y de recursos. Los que administran los recursos no han sido capacitados ni preparados. Son las mismas unidades que tienen diez veces más dinero que antes.

-Viene del sector privado y está implementando estrategias de este sector para la contraloría, ¿qué impacto está teniendo esto en la gestión de la CGR?

-Las instituciones del sector público no se escapan de las mejores prácticas. Es un tabú creer que lo que hace el sector privado no lo hacen las empresas públicas. Está demostrado en los países de mayor avance tecnológico y desarrollo profesional que el sector público es tan competitivo como el privado. Por eso las técnicas de gestión de mercadeo, de gestión financiera, de estrategia, de procesos, de proyectos que tanta rentabilidad les da a las instituciones privadas las
puede tener el sector público y eso es lo que estoy implementando
en la CGR. Desde gestión de proyectos, gestión de reingeniería de procesos, administración adecuada de los recursos, técnicas de gestión
de estrategias y análisis de riesgos.

-El presupuesto de la República debe tener rentabilidad e incluso
habla de una tasa interna de retorno. ¿Cómo se va a manejar esto?

-Definir el valor de la tasa interna de retorno puede ser un ejercicio muy interesante, pero a medida que haya una tasa interna de retorno mayor al crecimiento demográfico, creo que podríamos tener un buen comienzo.

-¿Desde cuándo se implementarán los procesos de los que habla?

-Estos cambios estructurales tienen su tiempo de maduración. Espero llegar a fines de 2012 con los procesos implementados. Vamos a hacer los pilotos correspondientes y a trabajar con instituciones que
se presten para el cambio y los pilotos exitosos los implementaremos.
Otro punto importante es tener los recursos profesionales adecuados
para hacer la evaluación de desempeño. Aspiramos a tener
profesionales con ciertos desempeños y características para medir los resultados.

-Sólo el 59% de todo el presupuesto es auditado por la CGR. Es un porcentaje bajo a simple vista, pero ¿cómo estamos a comparación de otros países de la región?

-Es muy bajo con respecto a cualquier país. No tengo los datos estadísticos de los demás países, pero para nuestro análisis personal lo es. Hay más de S/. 40.000 millones que se gastan y que están fuera del ámbito de control.

-¿Perú recién está iniciando este proceso de modernización con respecto a otras contralorías de la región?

-Estoy conociendo las contralorías de la región y están más avanzadas que nosotros. Chile, Colombia, Ecuador, Brasil nos llevan ventaja. Esto no significa que la CGR del Perú no tenga una buena ley
orgánica o los recursos humanos o profesionales de primer nivel que tiene, sino que hay que seguir capacitándolos. Simplemente hay una serie de elementos que no sólo corresponden a la contraloría, sino también al entorno legal que no le permite ejercer su función a cabalidad. Es por eso que tenemos varios proyectos de ley que esperamos que se aprueben este año.

-¿En qué aspectos estos países están más avanzados?

-Chile nos lleva años adelante en su desarrollo de políticas públicas. Tienen una concepción más avanzada que la nuestra. En Ecuador,
Carlos Pólit está en su último año frente a la contraloría de ese país y ha hecho un muy buen trabajo. La gran diferencia entre Perú y Ecuador es que ellos tienen por ley la capacidad sancionadora
y eso les da le respeto y el poder necesario para usarlo adecuadamente.

-¿Qué tipo de sanción están facultados en dar?

-En Ecuador sancionan los casos administrativos monetariamente.
No obstante, si hay un delito de corrupción que ha sido identificado en una auditoría, obviamente tiene la capacidad para despedirlos
o destituirlos, y eso no lo tenemos nosotros. En el Perú no hay ninguna capacidad sancionadora.

-¿Qué se está haciendo al respecto?

-Estamos trabajando un proyecto de ley que vamos a llevar al Congreso de la República para que podamos emitir sanciones monetarias o administrativas que puedan llegar hasta el despido.

-¿Cómo trabajan o están interconectadas con las contralorías
de la región?

-Soy el presidente del Comité de Capacitación de Olacefs
(Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades
Fiscalizadoras Superiores) y mi responsabilidad es intercambiar
información y desarrollo de capacidades. Los convenios que tenemos con Chile son de cooperación técnica, con Colombia también y tenemos trabajos conjuntos sobre todo en temas de medio ambiente, cambio climático y desarrollo sostenible de la Amazonía.

-La CGR también ha entrado a una etapa de descentralización, ¿en cuánto tiempo se podrá tener control de todas las instituciones en todo el país?

-A mitad del próximo año la descentralización estará completada y vamos a tener una cobertura geográfica y a nivel de instituciones. Esperamos que toda institución con un presupuesto mayor a
determinado monto tenga un sistema de control operando entre ellos.

-La CGR ha logrado la aprobación de la ley de transferencia de OCI (Órgano de Control Institucional), ¿qué impacto va a tener esto en el manejo de los recursos?

-Es el primer logro importantísimo que puede cambiar la historia del control en el país porque vamos a tener a un total de 529 gerentes
de auditoría de instituciones públicas bajo nuestra supervisión y es ahí donde va aumentar nuestra cobertura del control del presupuesto al 90%. Van a mejorar las capacidades de las personas, el entrenamiento, el alineamiento estratégico, la transmisión de
conocimiento, las herramientas que le podemos dar, y eso va a aumentar la productividad sustancialmente.

-La corrupción se da porque hay funcionarios públicos corruptos y también ejecutivos del sector privado que se asocian para cometer estos delitos. En el caso del Perú, esta responsabilidad es mixta.

-Trabajamos muy de cerca con instituciones del sector privado que están muy comprometidas con la lucha contra la corrupción. Eso es cierto. Hay corrupto y corruptor, siempre hay una persona que paga y otro que recibe. Es importante no sólo mirarlos como sector público, sino cómo trabajar con las instituciones del sector privado para involucrarlas en la lucha contra la corrupción. Hay una aceptación muy fuerte a las iniciativas que estamos trazando, vamos a realizar una
conferencia internacional muy fuerte en septiembre, donde va a participar el sector público y privado.

-¿Cómo evalúa el balance de su primer año frente a la CGR?

-Entre mayo de 2009 y abril de 2010 hemos realizado 900
procesos de control, de los cuales 578 han sido concluidos y 322 continúan. Hemos emprendido auditorías sorpresas con buenos resultados. En la primera, denominada Cóndor I, se auditó a 27 entidades por un monto total de S/. 70,2 millones en obras, que presentaban un perjuicio económico de más de S/. 50,5 millones y
un daño material directo para el Estado de S/. 15,8 millones. El monto total de delitos por omisión de funciones alcanzó los S/. 19,5 millones. El operativo Cóndor II ha sido más grande. Se auditaron a 794 entidades por un monto total de S/. 466,3 millones y ya hemos empezado con el operativo Cóndor III.

-¿Qué otras medidas están pendientes?

-Hay un gran déficit de personal en la CGR. El 25% de las oficinas de control tiene sólo una persona. Está prevista la contratación de 530 funcionarios y 725 empleados administrativos. Con esto llegaremos a un total de 3.500 personas trabajando y se multiplicará por seis la
potencia del CGR. Para el año 2012, la CGR tendrá una gran
capacidad que los corruptos van a tener miedo de cometer cualquier acto ilícito.

-Sin embargo, la gran mayoría de peruanos considera que todos
los funcionarios públicos son corruptos. ¿Con estos avances cree
que esta percepción podrá cambiar fácilmente?

-Claro que sí. Nosotros siempre nos comparamos con las mejores contralorías del mundo. Actualmente la contraloría peruana tiene un
aprobación de solo 20%. La de Colombia tiene 98% y la de Ecuador 100%. Nosotros queremos llegar al 90% en el 2012 y estoy seguro que estamos encaminados a lograr esta aprobación.