La Contraloría General de Ecuador inició el pasado martes una auditoría a los doce aviones sudafricanos de combate Cheetah, adquiridos por el gobierno de ese país.

Tres de los aviones habían llegado por vía marítima en mayo pasado

El examen especial en el Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea se produjo un día después del incidente ocurrido con uno de los helicópteros recién ensamblados.

El pasado lunes, en pleno vuelo de prueba, cerca de Taura, hubo una explosión dentro de la cabina y parte del asiento de eyección (sistema que permite expulsarse durante una emergencia) de uno de los aviones recién ensamblados.

El piloto Galo Álvarez, quien resultó afectado en el rostro y ojo izquierdo, fue trasladado hasta el Hospital Naval, en medio del sigilo del mando militar.

La FAE se ha negado a dar detalles del incidente, pero Mike Kgobe, presidente de la empresa sudafricana Denel Aviation, informó ayer en un comunicado que el avión afectado "se encuentra en cuarentena" mientras se realizan las indagaciones.

Kgobe informó que el piloto de la firma sudafricana, Mike Weingartz, quien estaba en la parte posterior de la cabina de la aeronave, la condujo de regreso a la Base Aérea de Taura.

La FAE ha asegurado que la aeronave biplaza sufrió solo una "descompresión".

El examen de Contraloría comprende al periodo entre el 1 de enero de 2009 y 18 de agosto de 2011.