Santiago. La Contraloría General de la República de Chile  fiscalizará de manera inédita las posibles irregularidades de las Fuerzas Armadas y de todo lo que tenga que ver con la Defensa del país, en igualdad con el resto de los organismos estatales.

La nueva postura del ente contralor es gatillada por la investigación en  contra del jefe del Estado Mayor Conjunto, Cristián Le Dantec, por la posible compra de una casa avaluada en US$1 millón, lo que finalmente determinó la renuncia del mencionado general, antes de que se entregaran los sumarios que finalizarán la próxima semana.

 El organismo público también cuestionó la compra de un puente mecano realizada por el saliente ministro de Defensa, Jaime Ravinet, lo que provocó su reemplazo por el actual secretario de Estado de esta cartera, Andrés Allamand, quien pidió agilizar los resultados de esta auditoría.

Para continuar en la línea de fiscalización, según consigna La Segunda, la entidad pública próximamente estudiará al Consejo Superior de la Defensa Nacional, la Regata Bicentenario (desfile de los buques de la Armada de Chile), y el manejo de venta y construcción del Hospital Militar.

Hasta ahora las tres ramas de las FF.AA. de Chile tienen el privilegio de poder guardar reserva de los procesos de licitación, al igual que de las adquisiciones que obtienen gracias a los fondos del presupuesto de la nación y de la Ley Reservada del Cobre.

Sin embargo, el contralor general de ese país, Ramiro Mendoza, analizará la posibilidad de flexibilizar las auditorías y sumarios para evitar irregularidades.