Caracas. La ausencia de la escena pública del presidente venezolano Hugo Chávez tras ser operado en Cuba disparó un encarnizado debate sobre su salud, además de interrogantes sobre si hay un reemplazo para el líder que ha acaparado el poder en la última década en el país.

El mandatario izquierdista fue intervenido quirúrgicamente el viernes de un "absceso pélvico" y permanece en la isla de Gobierno comunista recuperándose, según autoridades, pero el hermetismo en la información sobre su real estado disparó especulaciones que van desde una enfermedad más grave hasta su reemplazo en el poder.

"El Presidente legítimo, constitucional y legal y en pleno ejercicio de sus competencias es Hugo Chávez y punto, no hay discusión", afirmó el vicepresidente venezolano, Elías Jaua, con la intención de zanjar el debate sobre la salud del mandatario de la nación petrolera.

En el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) corre la versión de que la recuperación del militar retirado de 56 años tardaría más de la cuenta, pero subrayan que no habría de qué preocuparse y el mismo Chávez se ha encargado de dejarlo en claro con su presencia en algunos actos.

"Hay un gran hermetismo respecto al tema en el oficialismo y, como las comunicaciones no han sido suficientemente nítidas sobre el tema, eso da lugar a muchas especulaciones y rumores", dijo a Reuters el analista político John Magdaleno.

"Conmigo no se equivoquen señores de la derecha, yo soy un hombre de honor (...) yo voy a defender con mi propia vida el mandato constitucional del presidente Chávez". Elías Jaua, vicepresidente venezolano.

"Pareciera, por la forma como se han manejado las comunicaciones, que sí hay lugar para pensar, por lo menos hipotéticamente, que podría estar ocurriendo algo más", agregó.

Cuidadosa gigantografía. En los actos públicos televisados de ministros y demás funcionarios estatales siempre aparece una gigantografía de Chávez cuidadosamente colocada detrás de ellos para hacerle saber a los televidentes que está presente, aun en la distancia.

"Conmigo no se equivoquen señores de la derecha, yo soy un hombre de honor (...) yo voy a defender con mi propia vida el mandato constitucional del presidente Chávez", aclaró Jaua para despejar rumores de un posible relevo.

El fin de semana, en un contacto telefónico con la cadena Telesur, Chávez firmó desde Cuba un decreto que duplica el endeudamiento para este año y dijo que está dirigiendo el país desde la isla, lo cual ha suscitado discusiones sobre la constitucionalidad de estas acciones .

A Cuba llegó tras visitar Brasil y Ecuador, donde reafirmó compromisos bilaterales en una breve gira que realizó luego de posponerla por una dolencia en su rodilla que lo mantuvo ausente en mayo y por cerca de un mes de su agitada vida pública, aunque apareció esporádicamente en programas de televisión.

El martes, en un acalorado debate en la Asamblea Nacional de mayoría oficialista, fue ratificado un permiso indeterminado a Chávez para que permanezca en Cuba.

Ausencia de liderazgo. "En Venezuela no existe gobernabilidad con o sin Chávez en (el palacio presidencial de) Miraflores. Al país lo están destruyendo (...) Venezuela es una nación humillada porque es gobernada desde Cuba, ya sea por Chávez o por (Fidel) Castro", espetó la asambleísta María Corina Machado.

Unos 40.000 cubanos viven en Venezuela, muchos de los cuales trabajan para misiones de salud en barrios pobres.

La institución investigadora Latinnews reseñó que la oposición está sacando rédito político de la ausencia del presidente.

"Ninguno de los principales ministros del gabinete de Chávez parece tener la confianza del público, lo que subraya crudamente la concentración del poder político y autoridad en el propio presidente", dijo.

Con 12 años en el poder, la popularidad de Chávez roza el 50 por ciento y su victoria en una decena de elecciones comprueban el apoyo del que goza.

En algunas ocasiones el líder izquierdista ha dicho que la del 2012 sería su última reelección y que sólo gobernaría hasta el 2018.

Analistas consideran que su proyecto "bolivariano" de aglutinar a gobiernos de izquierda en Latinoamérica moriría con él y no ven a un líder natural que lo sustituya; ni pronto, ni tarde.

"En ausencia de Chávez no hay quién resuelva las situaciones de crisis", dijo la experta en temas de opinión pública Mariana Bacalao.

Con Chávez en Cuba, la aguda crisis eléctrica y una matanza en una cárcel en las afueras de Caracas han caldeado los ánimos en Venezuela y le costarían varios puntos porcentuales de popularidad al Presidente de cara a las elecciones del 2012.