Charlotte, EE.UU. Los demócratas expondrán sus argumentos para la reelección del presidente Barack Obama en su convención de nominación el martes, buscando ofrecer un contraste con su rival republicano Mitt Romney y para convencer a los votantes de que Obama tiene el mejor plan para la recuperación económica.

La aparición de la primera dama Michelle Obama será el momento más destacado de la noche de apertura de la reunión democrática de tres días en Charlotte, Carolina del Norte, que concluye el jueves con el discurso de aceptación de su marido ante más de 65.000 seguidores en un estadio de fútbol del centro de la ciudad.

La convención dará a Obama una oportunidad de recapturar el centro de atención política de Romney y los republicanos, que utilizaron su convención de nominación la semana pasada para atacar repetidamente el liderazgo económico del mandatario demócrata.

La tarea de Obama y sus aliados será la de convencer a los votantes decepcionados por su primer período de la Casa Blanca de que las cosas estarán mejor la segunda vez, mientras que retratarán las soluciones basadas en recortes de presupuesto ofrecidas por Romney y su compañero de fórmula, el congresista Paul Ryan, como alternativas inaceptables.

"Hay dos caminos por delante y una elección muy claro que tenemos ante nosotros", dijo el presidente de la Convención Nacional Demócrata y alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa.

Romney y Obama han estado bastante parejos en los sondeos de opinión de cara a las elecciones del 6 de noviembre, pero Obama espera obtener en las encuestas un "rebote" de convención mayor que el de Romney, que ganó unos pocos puntos porcentuales a lo sumo luego del evento de Tampa.

Romney y Obama han estado bastante parejos en los sondeos de opinión de cara a las elecciones del 6 de noviembre, pero Obama espera obtener en las encuestas un "rebote" de convención mayor que el de Romney, que ganó unos pocos puntos porcentuales a lo sumo luego del evento de Tampa.

Una encuesta de Gallup mostró el lunes que el discurso de Romney la semana pasada obtuvo los peores resultados de cualquier discurso de aceptación en una convención remontándose a 1996, cuando comenzó su medición, con un 38 por ciento calificando el discurso como excelente o bueno.

El peor resultado anterior lo registró el republicano John McCain en el 2008, con un 47 por ciento.

Los demócratas planean utilizar su convención para poner de relieve la diversidad del partido, contando con oradores negros, jóvenes e hispanos para atraer a los bloques de votantes que ayudaron a Obama a obtener una cómoda victoria en el 2008. El orador principal el martes será el alcalde de San Antonio Julián Castro, una estrella hispánica en alza dentro del partido.

El discurso de Michelle Obama el martes se opondrá a una exitosa aparición la semana pasada en la convención republicana de la esposa de Romney, Ann, quien ayudó a presentar una cara más amable y más personal de Romney a los votantes que las encuestas muestran que han tenido dificultades en entusiasmarse con el a veces rígido ex gobernador de Massachusetts.

"Creo que la primera dama tiene un rol especial, porque ofrecerá una perspectiva personal sobre el liderazgo del presidente (...) su valor y determinación en un momento difícil para nuestra nación", dijo el portavoz de la campaña de Obama Ben LaBolt.