Los países del continente americano están preocupados por los efectos del cambio climático, que se reflejan en desastres naturales en toda la región, afirmó el jefe de gabinete de la Organización de Estados Americanos (OEA), Hugo de Zela.

De Zela hizo estas declaraciones como preámbulo a las últimas deliberaciones de la XX Conferencia de las Partes (COP20) sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, que concluye este viernes en Lima, Perú.

"Estamos trabajando en energías renovables y ciencias del clima en las Américas, y tenemos también otros grupo en eficiencia energética que pretende responder a las soluciones que demandan los países de la región", indicó.

La OEA promueve el uso de energía sostenible en los países de la región, como una iniciativa para el fortalecimiento de las campañas que desarrolla para la mitigación de los efectos del cambio climático.

El cambio del régimen de lluvias y el descongelamiento de los glaciares, entre otros problemas que causan vulnerabilidad social, son factores que preocupan a los Estados americanos, indicó el jefe de Gabinete de la OEA.

"Además, trabajamos en el uso eficiente de las infraestructuras, del sostenimiento de los bosques", explicó ante los más de 11.500 delegados y 130 ministros de Ambiente que se dieron cita en esta cumbre en busca de soluciones ante los retos del calentamiento global.

De Zela afirmó que su participación a nivel de bloque continental en este foro climático mundial permite uniformar las propuestas de los países americanos, porque todos enfrentan los mismos problemas.

"Nuestra participación no es sólo a nivel político y a nivel de diálogo, sino también lo hacemos a nivel de proyectos concretos", subrayó a pocas horas antes de la finalización de este foro climático.

Las últimas deliberaciones de los más de 11.500 delegados y los 130 ministros en el marco de la COP20 estuvieron marcadas de optimismo y también de obstáculo,s por la falta de criterios comunes frente a temas cruciales como el compromiso para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Durante los 12 de días de discusiones, los delegados destacaron la necesidad de asumir mayores compromisos en materia de reducción de emisión de carbono, aportes para el Fondo Verde del Clima, transferencia tecnológica y mitigación de los efectos del cambio climático.