México. Gustavo de Hoyos Walther fue reelecto para un tercer año como presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). El periodo de reelección iniciará a partir de enero del 2018 y podrá extenderse para un cuarto periodo, de acuerdo con sus estatutos.

Vicepresidentes nacionales, presidentes de federaciones y de centros empresariales de todo el país, presidentes de comisiones de trabajo, expresidentes nacionales así como integrantes y representantes de las grandes empresas y asociaciones que forman parte de Coparmex reiteraron su respaldo a las acciones llevadas a cabo por de Hoyos Walther.

De esta manera, también fueron electos 130 consejeros nacionales, mismos que suman su experiencia y esfuerzos en el trabajo estratégico que lleva a cabo Coparmex Nacional.

La Asamblea Nacional reconoció el trabajo de la actual dirigencia en su compromiso para avanzar en temas tan importantes como la agenda anticorrupción, la propuesta de Coparmex sobre la nueva cultura salarial, la seguridad y la propuesta desde esta Confederación sobre la reforma fiscal.

Gustavo de Hoyos destacó que entre sus compromisos está que ese organismo buscará que para el 2030 el salario mínimo sea de US$8,5 diarios (actualmente es de US$4,4).

En un comunicado, el sindicato patronal refirió que buscará que se consolide una política salarial a largo plazo, tal y como la presentó en julio pasado.

De Hoyos fue insistente en la última revisión salarial que hizo la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) para que se llegara a la línea de bienestar establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Sin embargo, la Comisión decidió que no llegara a US$4,8, sino a US$4,6, lo cual consideró como “limitado y de medio camino”.

Por otra parte, el presidente de Coparmex se comprometió a avanzar en el tema del combate a la corrupción.

En ese tenor, recordó que el sindicato patronal ha actuado para combatir este mal, incluso el pasado martes hizo un llamado para que se avance en la designación de las piezas clave del Sistema Nacional Anticorrupción, es decir, el fiscal anticorrupción, los 18 magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa.