Washington. El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte dijo este lunes que el presidente estadounidense Donald Trump le había declarado la guerra a su país y que Pyongyang se reservaba el derecho a tomar contramedidas, como abatir bombarderos estratégicos de Estados Unidos aún si no están en el espacio aéreo del país.

"El mundo entero debería recordar claramente que fue Estados Unidos quien declaró primero la guerra contra nuestro país", dijo el ministro Ri Yong Ho a medios en Nueva York.

"Dado que Estados Unidos le declaró la guerra a nuestro país, tendremos todo el derecho a tomar contramedidas, incluyendo el derecho de abatir los bombarderos estratégicos de Estados Unidos incluso si no estuvieran dentro del espacio aéreo de nuestro país".

Ofensiva diplomática norcoreana. Corea del Norte lanzó una ofensiva diplomática para acabar con su aislamiento enviando cartas abiertas a Parlamentos y partidos extranjeros en un intento de atraer apoyos contra Estados Unidos, en el marco de la disputa por su controvertido programa nuclear y misilístico.

Pyongyang condena al presidente estadounidense, Donald Trump, y acusa a su Gobierno de querer llevar a todo el mundo a una "catástrofe nuclear", en misivas enviadas por el comité de Asuntos Exteriores de la Asamblea Popular Suprema, el Parlamento del país, y el comité central del gobernante Partido de los Trabajadores.

Además, los dos organismos abogan por una actuación conjunta contra Washington. Sin embargo, no queda claro a qué países fue enviado el escrito este fin de semana. El texto califica la amenaza de Trump de destruir Corea del Norte de "ofensa intolerable" al tiempo que defiende el programa nuclear del país. "Que Trump piense que puede arrodillar a la República Popular, una potencia nuclear, con amenazas de guerra atómica, es un error de cálculo e ignorancia".

* Con información de Reuters y DW.