Seul. Corea del Norte dijo que Estados Unidos la culpa del hundimiento de un buque de guerra surcoreano para mantener una base militar en Japón y hacer sentir a China, el único gran aliado de Pyongyang, "incómoda".

El primer ministro chino, Wen Jiabao, el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, y el primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, se reunirán el sábado en la isla surcoreana de Jeju y la creciente tensión en la península de Corea ciertamente estará en lo alto de la agenda.

Estados Unidos y Corea del Sur han acusado a Corea del Norte del hundimiento de la corveta Cheonan el 26 de mayo, en el que murieron 46 marineros surcoreanos. Pero China, ansiosa por no alterar la estabilidad en la península de Corea, no ha asignado culpas.

El creciente antagonismo entre ambas coreas ha inquietado a los inversores, preocupados de que la confrontación pueda transformarse en un conflicto. Muchos analistas dicen que ningún bando está listo para ir a la guerra, pero advierten que podría haber más enfrentamientos en el futuro, especialmente junto a la disputada frontera marina de la costa oeste.

"La secretaria de Estado de Estados Unidos (Hillary Clinton) lanzó un montón de puras mentiras para catalogar a la RPDC como el principal culpable del hundimiento del buque de guerra durante sus viajes a Japón, China y Corea del sur", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, según lo citó la agencia de noticias KCNA.

RPDC son las siglas del nombre oficial de Corea del Norte, República Popular Democrática de Corea. En inglés, KCNA se refiere a Corea del "sur", sin S mayúscula, ya que la considera parte de su territorio y no como un país separado.

KCNA dijo que el gobierno de Obama está utilizando el episodio para parecer fuerte antes de las elecciones legislativas de noviembre, para asustar a Japón para que mantenga a sus tropas en Okinawa y para justificar su política de "paciencia estratégica" diseñada para "degradar el ambiente para la inversión internacional" en Corea del Norte.

"En cuarto lugar, se hizo posible para Estados Unidos el poner a China en una posición incómoda y mantener el control de Japón y Corea del sur como sus sirvientes", afirmó.

Hatoyama abandonó su promesa de mover la base de los Marines de Estados Unidos fuera de la isla de Okinawa, diciendo que es esencial para la seguridad.

Japón también endurecerá sus sanciones contra Corea del Norte, dijo el viernes el principal portavoz del Gobierno, el secretario en jefe del gabinete, Hirofumi Hirano.

Corea del Sur, Estados Unidos y Japón han instado a China para que sea anfitriona de las interrumpidas negociaciones para desmantelar el programa nuclear de Corea del Norte y para que asuma una postura ante el incidente del Cheonan.

Pekín se ha resistido a criticar públicamente a Corea del Norte, cuyo líder Kim Jong-il visitó China este mes.