Pyongyang. Corea del Norte criticó este sábado con dureza la actitud de Estados Unidos en las negociaciones para su desnuclearización, unas horas después de que abandonase el país su secretario de Estado, Mike Pompeo.

El Ministerio de Pyongyang acusó en un comunicado a los estadounidenses de ejercer unilateralmente presión sobre el país para forzarlo a desmantelar su arsenal nuclear y calificó de lamentable la actitud de la delegación de Pompeo.

"Esperábamos que Estados Unidos presentara medidas productivas que sirviera para crear confianza, en consonancia con el espíritu de la cumbre bilateral", señaló un portavoz del Ministerio citado por medios estatales. Pero Estados Unidos se limitó a hacer exigencias unilaterales de una "desnuclearización" completa, verificable e irreversible.

Progresos "en casi todos los temas centrales". Las declaraciones llegan pese a que el propio secretario estadounidense de Estado, poco antes de abandonar Pyongyang, había asegurado que se habían alcanzado progresos "en casi todos los temas centrales", sin dar más detalles.

Un portavoz del Ministerio norcoreano de Exteriores afirmó que Washington expresó unas demandas "en contra del espíritu" de la histórica cumbre de junio en Singapur entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Por su parte, un portavoz del Ministerio norcoreano de Exteriores afirmó que Washington expresó unas demandas "en contra del espíritu" de la histórica cumbre de junio en Singapur entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, algo que no ha servido para fortalecer la confianza entre ambas partes.

"Total desnuclearización". El pasado 12 de junio, Kim Jong-un y Trump firmaron una declaración con la que dijeron abrir una nueva era de relaciones y en la que el régimen norcoreano se comprometió a trabajar por la "total desnuclearización" si Washington garantiza su supervivencia. Pero el documento no aportó apenas detalles y, pasadas ya varias semanas, el escepticismo y las dudas en torno a la viabilidad del acuerdo han ido ganando fuerza.

En este contexto se celebró la visita a Pyongyang del responsable de la diplomacia de Estados Unidos, presionado para alcanzar acuerdos tangibles y que no llegó a reunirse con Kim Jong-un, como sí ocurrió en sus dos viajes previos, según confirmó el Departamento de Estado de EE. UU.

Reunión en Tokio. Está previsto que el secretario de Estado se reúna este domingo en Tokio con sus homólogos japonés, Taro Kono, y surcoreana, Kang Kyung-wha, para analizar los resultados de este viaje y después ofrecerán una rueda de prensa conjunta.

El jefe de la diplomacia estadounidense también tiene previsto encontrarse con el primer ministro nipón, Shinzo Abe, durante su primera visita a Japón desde que asumió el cargo a principios de año.

El conflicto nuclear norcoreano es uno de los más peligrosos del mundo: Corea del Norte, al que Washington acusó durante años de seguir una política hostil, dispone según sus propios datos de misiles capaces de lanzar cabezas nucleares hasta tierra firme estadounidense.