Paju. Corea del Norte dijo este viernes que los inminentes ejercicios militares conjuntos de Corea del Sur y Estados Unidos empujan la región hacia la guerra, días después de que lanzó su mayor bombardeo desde la Guerra de Corea.

"La situación en la Península Coreana se mueve lentamente hacia el borde de la guerra debido al temerario plan de estos elementos de gatillo fácil de volver a efectuar ejercicios de guerra" que tienen como objetivo a Corea del Norte, dijo la agencia de noticias oficial norcoreana KCNA.

El agresivo lenguaje es el típico de los medios estatales norcoreanos, pero en medio de la creciente tensión fue suficiente para hacer retroceder al won hasta 2,2%. El mercado bursátil surcoreano cerró con un descenso de 1,3%.

Durante la tarde se vivieron momentos de pánico en Seúl cuando la televisión reportó que se habían escuchado sonidos de artillería cerca de Yeonpyeong, la isla próxima al disputado límite marino que el martes fue bombardeada por Corea del Norte.

Pero las fuerzas armadas dijeron que los disparos se produjeron a cierta distancia dentro de territorio norcoreano y que ningún proyectil traspasó la frontera. La agencia de noticias Yonhap dijo que parecía ser un ejercicio norcoreano.

Estados Unidos está enviando un grupo de portaaviones liderado por su portaaviones nuclear USS George Washington al Mar Amarillo para ejercicios militares con la marina surcoreana que comenzarán el domingo.

Aunque se habían planificado antes del ataque de esta semana, las maniobras de cuatro días son una muestra de fuerza que sólo podría irritar a Corea del Norte y ya ha incomodado a su mayor aliado y vecino, China.

Washington está poniendo presión sobre China para que controle a Corea del Norte y reduzca la tensión en la región de más rápido crecimiento económico del mundo.

Dilogar con Hu. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, posiblemente hable con el líder chino Hu Jintao dentro de pocos días sobre la situación en la Península de Corea, dijo un funcionario de la Casa Blanca, aunque no se ha fijado una fecha para la conversación.

Sin embargo, un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que la atención debería estar en la reanudación de las negociaciones que reúnen a ambas Coreas, Rusia, China, Japón y Estados Unidos, y también expresó su preocupación por los ejercicios militares conjuntos.

"Hemos destacado los reportes relevantes y expresamos nuestra preocupación sobre esto", dijo el portavoz Hong Lei.

China ha ayudado a sostener el régimen de Pyongyang y a su líder, temeroso de que un colapso de Corea del Norte podría llevar inestabilidad a su frontera. Pekín también está atento a que una Corea unificada podría ser dominada por Estados Unidos.

La aislada Corea del Norte ha desafiado los esfuerzos internacionales para frenar sus ambiciones nucleares. El martes disparó varias salvas de artillería contra Yeonpyeong, en territorio surcoreano, matando a dos civiles y a dos soldados y destruyendo decenas de casas.