Seúl. Corea del Norte en secreto ha estado enriqueciendo uranio que podría utilizar para construir armas atómicas en tres o cuatro ubicaciones no reveladas, dijo este martes un funcionario de inteligencia de Corea del Sur a un diario local.

Las instalaciones son distintas al principal sitio nuclear de Corea del Norte en Yongbyon que fue mostrado a un experto estadounidense el mes pasado y que tenía más de 1.000 centrífugas, que según funcionarios estaban supuestamente operativas.

El enriquecimiento de uranio podría dar a Corea del Norte una segunda fuente de material fisible para armas además de su programa de producción de plutonio de la era soviética en el reactor nuclear de Yongbyon, que fue congelado bajo el ahora difunto acuerdo internacional de desarme.

"La instalación de enriquecimiento de uranio en Yongbyon que el Norte reveló al experto nuclear estadounidense Siegfried Hecker no está entre los tres o cuatro que Corea del Sur y Estados Unidos han establecido que existen", dijo el funcionario no identificado al periódico Chosun Ilbo.

"Nosotros hemos establecido que las pruebas de enriquecimiento de uranio que Corea del Norte ha estado realizando durante algún tiempo están en ubicaciones separadas", dijo el funcionario.

Un portavoz del gobierno surcoreano rehusó realizar comentarios sobre el reporte, que se da después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, criticó a Corea del Norte por su programa nuclear y condenó los ataques de artillería contra la isla surcoreana que dejaron a cuatro personas muertas el mes pasado.

La preocupación sobre el alcance del programa nuclear de Corea del Norte creció después de que Hecker recorrió el sitio de Yongbyon en noviembre, donde vio cientos de centrífugas y habría dicho que quedó "asombrado" por la sofistificación del programa.

Posteriormente ese mes, Corea del Norte lanzó un ataque de artillería contra una isla surcoreana en lo que dice son aguas disputadas, desatando la preocupación sobre un posible conflicto que podría arrastrar a Estados Unidos y China.

Aunque las tensiones han disminuido, Seúl ha realizado una serie de ejercicios militares que en una etapa involucraron a un portaaviones estadounidense. El lunes, Corea del Sur lanzó una nueva serie de ejercicios con municiones reales en el mar, aunque estos están lejos de la llamada Línea Limítrofe Norte, la frontera marítima entre ambos países.

El ataque de artillería y las amenazas verbales de Pyongyang han preocupado a los mercados financieros y llevaron a Seúl a elevar su gasto en defensa en su presupuesto del 2011.

Aunque los mercados financieros se recuperaron de las pérdidas que provocó el ataque de noviembre, el ministro de Finanzas de Corea del Sur advirtió nuevamente el martes que cualquier otro incidente podría provocar otra caída.

"Hay una posibilidad de riesgos geopolíticos mayor y de inestabilidad del mercado debido a la agresión armada de la aislada Corea del Norte y el cambio en su liderazgo", afirmó.