Seúl. Corea del Norte dijo el sábado que está dispuesta a regresar a las negociaciones de desarme nuclear y mostró su satisfacción porque el comunicado del Consejo de Seguridad de la ONU no la culpó directamente por el hundimiento de un buque de guerra surcoreano.

China, el principal aliado de Corea del Norte, instó a las potencias regionales a dejar atrás el hundimiento del buque surcoreano y regresar a la mesa de negociaciones para poner fin a un ciclo de confrontaciones que ha aumentado las tensiones de seguridad a nuevos máximos desde fines de marzo.

El viernes, el Consejo de Seguridad condenó el hundimiento de la corbeta surcoreana Cheonan en marzo, en el que murieron 46 marinos, pero no culpó directamente a Corea del Norte, un resultado elogiado por el embajador de Pyongyang ante la ONU como "una gran victoria diplomática".

Las negociaciones nucleares a seis bandas, que involucran a Corea del Norte y Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, Rusia y China, han estado paralizadas desde 2007, y un acuerdo de desarme del 2005 pareció perder relevancia cuando Pyongyang probó un misil de largo alcance y un aparato nuclear.

"La RPDC realizará esfuerzos consistentes para la conclusión de un tratado de paz y la desnuclearización a través de las negociaciones a seis bandas realizadas en igualdad de condiciones", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte. RPDC son las siglas del nombre oficial de Corea del Norte, la República Popular Democrática de Corea.

"Tomamos nota del (...) comunicado que dice que 'el Consejo de Seguridad alienta la resolución de temas pendientes en la Península de Corea a través de medios pacíficos para reanudar el diálogo directo y las negociaciones a través de los canales apropiados", agregó.

Una investigación liderada por Corea del Sur concluyó que un torpedo de Corea del Norte hundió el Cheonan. Pyongyang ha negado cualquier participación en el incidente, diciendo que es una mentira del Seúl que busca dañar políticamente a los líderes de Pyonyang.

El comunicado del Consejo de Seguridad, al no identificar al atacante, consiguió la aprobación de China -aliado de Corea del Norte- para su aprobación unánime.

China, que ha sido anfitriona de las negociaciones a seis bandas que comenzaron en el 2003, instó a las potencias regionales a "dar vuelta la página por el incidente del Cheonan" y reanudar rápidamente las negociaciones.

"Llamamos a la pronta reanudación de las negociaciones a seis bandas y de los esfuerzos conjuntos por mantener la paz y la estabilidad en la Península de Corea", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Qin Gang, según fue citado por la agencia de noticias Xinhua.

Corea del Sur y Estados Unidos habían dicho anteriormente que Corea del Norte debe admitir su responsabilidad en el incidente del Cheonan antes de que consideren retornar al foro de seis naciones.

Seúl no comentó inmediatamente el gesto de Corea del Norte al descartar el ataque, que según dijeron analistas fue realizado para distraer la atención de los problemas económicos internos y consolidar el poder de Kim Jong-il para ayudar a despejar el camino para que su hijo eventualmente asuma su cargo.

Washington no respondió inmediatamente a la oferta de Corea del Norte para reanudar las negociaciones en el foro multilateral.