SEUL (Reuters) - Corea del Norte, que anunció el lanzamiento de un cohete en desafío a una resolución de Naciones Unidas, también está preparando una tercera prueba de armas nucleares, reportó el domingo un medio surcoreano, en un hecho que posiblemente alarmará a sus países vecinos e irritará a Occidente.

La agencia de noticias surcoreana Yonhap citó a una fuente de inteligencia no identificada cuando dijo que Corea del Norte está "preparando clandestinamente una prueba nuclear" en la misma ubicación donde realizó sus dos primeros ensayos.

La fuente agregó que trabajadores del Estado comunista fueron vistos en imágenes satelitales mientras cavaban un túnel en la ciudad nororiental de Punggye-ri, en el condado de Kilju, el cual se sumaría a las actuales minas que se cree fueron usadas para las pruebas del 2006 y el 2009.

"Hemos confirmado que el trabajo (de excavación) ha llegado a su etapa final", dijo la fuente, citada en el reporte.

Las imágenes satelitales muestran pilas de tierra y arena a la entrada del túnel, indicó Yonhap.

Corea del Norte, que hace tres años se retiró de las negociaciones multilaterales destinadas al desarme nuclear, acordó el febrero detener las pruebas de armamentos, las actividades de enriquecimiento de uranio y el lanzamiento de misiles a cambio de ayuda en alimentos, abriendo el camino para una posible reanudación del diálogo formal.

Pero poco después anunció que lanzaría un cohete este mes, probablemente entre el jueves y el lunes siguiente. Pyongyang dice que sólo enviará un satélite al espacio, pero Seúl y Washington afirman que se trata de un ensayo de un misil balístico.

Dos lanzamientos previos de proyectiles de largo alcance fracasaron, pero Estados Unidos dice que el programa de misiles norcoreano está progresando velozmente y que su territorio podría verse amenazado dentro de cinco años.

El mes pasado, el presidente estadounidense, Barack Obama, hizo un llamado a Corea del Norte para que deje de lado sus ambiciones nucleares, afirmando de que lo contrario deberá afrontar un mayor aislamiento internacional.

China, Japón y Corea del Sur, tres de las seis partes involucradas en las estancadas negociaciones de desarme, expresaron su preocupación el domingo ante la posibilidad de una tercera prueba nuclear norcoreana.