Pekín/Seúl. Kim Jong-un, el tercer miembro de una dinastía que ha gobernado a Corea del Norte desde su fundación en 1948, rindió homenaje a su padre fallecido este martes, en momentos en que su aislado país parecía distanciarse aún más del mundo exterior.

Mientras que la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, instó a Corea del Norte a seguir una "senda de la paz", diplomáticos y analistas intentaban comprender que ocurrirá en la transición del régimen de 17 años de Kim Jong-il, fallecido el sábado, a su hijo menor de entre 25 y 30 años.

Vestido de negro, Kim Jong-un presentó sus respetos a su padre en la capilla ardiente instalada en la capital Pyongyang antes de su funeral el 28 de diciembre y después de que los medios de comunicación coreanos informaran que murió el sábado.

"Kim Jong-un (...) junto con altos cargos del partido, del Estado y de las Fuerzas Armadas, visitó la capilla ardiente de Kim Jong-il para expresar sus profundas condolencias con el dolor más amargo", dijo el martes la agencia de noticias estatal norcoreana KCNA.

Los medios del país alabaron a Kim Jong-il como el "Gran Padre del Pueblo" e informaron que había hecho varias apariciones públicas la pasada semana.

Pyongyang ha dicho que no invitará autoridades extranjeras al funeral.

Jong-un, el hijo menor y sucesor de la dinastía gobernante fundada por su abuelo, fue descrito como el "pilar mental eternamente inamovible del pueblo coreano" por la agencia KCNA.

En una señal de que el recluido estado se estaba blindando del mundo exterior incluso aún más después de la muerte de su "amado líder", pocas personas cruzaron la frontera Dandong con China. China es el único gran aliado del Norte y uno de los pocos países que mantiene activos lazos comerciales.

"No podemos ir ahora, por la muerte de Kim Jong-il", dijo Yu Lu, un comerciante chino en Dandong que hace negocios con Corea del Norte, a Reuters. "Está cerrada, y básicamente todos los norcoreanos están regresando. Está muy cerrada hoy", agregó.

Sin embargo, no estaba claro si la frontera estaba oficialmente cerrada.

Los comerciantes chinos en Dandong dijeron que aunque aún era posible viajar a través de la frontera el martes, muchos estaban cancelando sus traslados, temiendo el cierre de la frontera.

"Nos preocupa que la cierren en cualquier momento, por las actos del duelo, y nadie quiere estar atrapado en Corea del Norte con la frontera sellada", dijo Yu Lu.

Se ha reportado que Kim Jong-il murió el sábado de un ataque al corazón, provocando que Corea del Sur -con quién el Norte está técnicamente en guerra después de que un armisticio detuvo el conflicto en 1953 - puso a sus fuerzas en total alerta.

Los medios surcoreanos informaron que el Norte probó al menos un misil de corto alcance el lunes, lo que provocó nuevas tensiones, aunque dirigentes del gobierno de Seúl dijeron que no creían necesariamente que los lanzamientos estuvieran relacionados con la muerte de Kim.

Seúl estaba tranquilo el martes, un soleado día de invierno, y parecía no haber sentido la crisis.

Un empresario chino con estrechos vínculos con Corea del Norte, que no quiso ser identificado por la delicada naturaleza de sus relaciones con la élite de Pyongyang, dijo que la frontera de Wongjong con Rusia estaba abierta, pero que nadie la estaba usando para entrar en el país.

"Aunque están saliendo muchos extranjeros", dijo.

EE.UU. confía en la paz. Corea del Norte, que tiene uno de los mayores ejércitos del mundo, ha intentado recientemente volver a implicar a Estados Unidos en un programa de ayuda alimentaria, pero sin mucho éxito.

Estados Unidos, un estrecho aliado de Corea del Sur, quiere primero que Corea del Norte abandone sus intentos de convertirse en una potencia con armas nucleares.

"Es nuestra esperanza que el nuevo liderazgo (de Corea del Norte) elija guiar a su país hacia la senda de la paz haciendo honor a los compromisos de Corea del Norte, mejorando las relaciones con sus vecinos, y respetando los derechos humanos de su pueblo", dijo Clinton en un comunicado.

"Estados Unidos está dispuesto a ayudar al pueblo de Corea del Norte, e insta a los nuevos dirigentes a trabajar con la comunidad internacional para dar paso a una nueva era de paz, prosperidad y seguridad duradera de la Península de Corea", agregó.

No obstante, la pregunta sigue siendo quién gobierna ahora mismo en Corea del Norte. Aunque Kim Jong-un puede haber sido ungido como heredero, hay otros actores más poderosos.

Jong-un sólo lleva preparándose para asumir el mando desde el 2009, mientras que su padre estuvo más de una década bajo la tutela de su padre y fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung.

Los principales protagonistas alrededor de Jong-un son Jang Song-thaek, el marido de Kim Kyong-hui, hermana de Kim Jong-il, que también tiene una gran influencia en la corte de Pyongyang.

Los mercados financieros de Corea del Sur, que inicialmente cayeron por la noticia de la muerte de Kim, recuperaron su posición el martes, con pequeñas ganancias. Otros mercados asiáticos se mantenían en calma.

Trabajadores surcoreanos que operan en el complejo industrial Kaesong en el Norte, donde empresas surcoreanas tienen fábricas, tienen previsto empezar a regresar a casa el martes.

Cerca de la frontera, la vida de la vibrante y próspera Corea del Sur parecía transcurrir con normalidad. Pocos veían la muerte de Kim como algo especialmente preocupante.

"No creo que ocurra ninguna crisis porque hay militares veteranos que están asesorando al joven Kim. Incluso aunque quiera provocar, le persuadirán para no hacerlo", dijo Oh Seok-hyun, un ex soldado de 84 años que luchó en la guerra de Corea.

"Estamos, creo, aún seguros porque tenemos al Octavo Ejército de Estados Unidos", dijo Oh, un turista en el "observatorio unificado" en la ciudad surcoreana de Paju, a tres kilómetros de la frontera fortificada.