Panmunjom. Corea del Norte notificó este martes a Corea del Sur que ha reabierto una de sus líneas de comunicación militar durante la reunión de alto nivel que ambos países mantuvieron en la militarizada frontera que los separa, confirmó el Ministerio de Unificación del Sur.

Se trata de la línea destinada a comunicaciones militares en la región en torno al Mar Amarillo (llamada Mar del Oeste en las dos Coreas) y al igual que el resto de vías de comunicación entre los dos países, permanecía inutilizada desde hace casi dos años por decisión del Norte.

El ejército norcoreano comenzará a utilizar de nuevo esta línea este miércoles, según explicó la delegación del Norte a su contraparte del Sur.

Las dos Coreas habían iniciado este lunes su primera reunión en más de dos años, un encuentro centrado en facilitar la participación norcoreana en los Juegos Olímpicos de Invierno, pero en el que también se va a tratar de apaciguar la tensión regional, según dijo el Ministerio de Unificación del Sur.

El encuentro, realizado en la militarizada frontera intercoreana, es el primero de alto nivel desde diciembre de 2015 entre ambos países -que técnicamente siguen en guerra desde hace más de 65 años y no mantienen oficialmente relaciones diplomáticas.

Al frente de la delegación norcoreana estuvo Ri Son-gwon, quien dirige el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea, mientras que la del Sur está encabezada por el ministro de Unificación, Cho Myoung-gyon, a quien acompañan dos de sus viceministros y otros dos vice titulares de Deportes.

En su alocución inicial, Ri consideró que las relaciones intercoreanas están "más heladas incluso que el tiempo de estos días", en referencia al invierno excepcionalmente frío que está viviendo la península coreana. "Sin embargo, pese al frío, el deseo del pueblo de mejorar relaciones permanece intacto", añadió.

La reunión llega después de que el líder norcoreano, Kim Jong-un, agradeciera en Año Nuevo la predisposición dialogante mostrada por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, desde su llegada al poder en mayo y expresara su deseo de mejorar lazos con el Sur y enviar una delegación a los Juegos de PyeongChang.

*Con información de Deutsche Welle y Excelsior