Seúl. Corea del Sur conducirá un ejercicio de artillería en la isla Yeonpyeong por primera vez desde que el mes pasado Corea del Norte lanzó un ataque en el territorio, en represalia de una supuesta provocación de Seúl.

La decisión se produjo mientras el mediador estadounidense Bill Richardson se dirigía a Pyongyang para intentar "aliviar las tensiones" en la Península Coreana luego del ataque de noviembre, que dejó cuatro muertos y volvió a colocar a la región en el radar de los inversores extranjeros.

"Entre el 18 y el 21 de diciembre se realizarán ejercicios armados marítimos en aguas surcoreanas al sur-oeste de Yeonpyeong", dijo el jueves un comunicado del Estado Mayor Conjunto.

Una fuente del Gobierno indicó a Reuters que las actividades se conducirán en un solo día.

Corea del Sur canceló los ejercicios militares en las islas cercanas a la Línea de Frontera del Norte, un región marítima disputada entre las dos Coreas, luego del ataque en Yeonpyeong.

Corea del Norte dice que lanzó su ofensiva en respuesta a las acciones surcoreanas. Seúl argumentó que una de sus unidades de artillería en la isla había conducido un ejercicio regular antes del ataque, aunque sostuvo que sus acciones se dirigieron lejos de Corea del Norte.

Las preocupaciones en torno a Pyongyang han aumentado y reportes indican que el aislado Estado ha construido más plantas para enriquecer uranio, un material que puede ser usado en armas nucleares, y que podría estar preparando una tercera prueba nuclear para marzo-mayo del 2011.

Aunque Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Rusia criticaron a Corea del Norte por su programa nuclear y le exigieron que abandone sus armas, tal como prometió en un acuerdo en el 2005, Pyongyang rechazó todas las demandas.

El empobrecido Estado norcoreano quiere reanudar las conversaciones a seis partes que involucran a esos cuatro países más China, pero no aceptará condiciones previas.

Richardson, que en el pasado actuó como mediador con Corea del Norte, llegó a Pyongyang en una misión para intentar reducir las tensiones.

"Mi mensaje será que necesitamos paz (...), necesitamos que Corea del Norte participe en el acuerdo de desnuclearización del 2005 y necesitamos detener algunas de estas acciones agresivas, sobre todo con respecto a Corea del Sur", dijo a periodistas más temprano en Pekín.