Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, confió este jueves en que el dictamen de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que modificó la frontera marítima entre Chile y Perú, permita mejorar las relaciones bilaterales entre esos dos países.

"El fallo salda la disputa de los dos países, los dos gobiernos han reconocido el fallo. Ojalá que esto salde definitivamente las diferencias entre Perú y Chile, y más que nunca, mejoren las relaciones bilaterales para el bienestar de los pueblos peruano y chileno", dijo Correa en una conferencia de prensa en Quito. El pasado lunes, la CIJ otorgó a Perú, en un fallo histórico, una parte del océano Pacífico que estaba bajo control de Chile, tras resolver una demanda peruana planteada en 2008.

Los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y de Chile, Sebastián Piñera, han anunciado que acatarán el fallo, que es inapelable y vinculantes para ambos países.

El mandatario ecuatoriano sostuvo que "son grandes noticias para América Latina que ahora las diferencias se procesen en forma civilizada, en forma pacífica, y utilizando el sistema jurídico internacional" ya que "hace 30 años este conflicto hubiera sido motivo de actos de violencia, de actos bélicos".

"Son grandes noticias para América Latina y ojalá así se procesen todas las diferencias que todavía subsisten", apuntó. Correa hizo notar que gracias a la labor de la diplomacia local, Ecuador no se vio involucrado en el litigio marítimo entre Chile y Perú ya que su país era parte de un tratado tripartito.

"Necesariamente, prácticamente de forma ineludible, estábamos involucrados en ese problema porque es un acuerdo tripartito, pero con una labor extraordinaria de nuestra diplomacia, muy inteligente, sin ofender ni a Perú, ni a Chile, logramos salir de ese gravísimo problema", explicó.

En ese sentido, recordó que su gobierno presentó en 2011 en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la carta náutica donde se establecieron los puntos referenciales del límite entre Ecuador y Perú basándose en los tratados vigentes firmados en 1952 y 1954 entre ambos países.

"Sin ofender a nadie se ratificaron nuestras fronteras, se presentó la carta náutica a las Naciones Unidas y no nos involucramos en ese diferendo, ese es un gran logro de la diplomacia ecuatoriana, sin ofender ni a Perú, ni a Chile, países a los que queremos mucho, a los que consideramos hermanos", afirmó.

Por esta razón dijo que "por primera vez en la historia, Ecuador tiene todos sus límites totalmente definidos, entonces, ya no puede haber conflicto territorial con nadie"